Reforzamiento: Cambio conductual y aprendizaje.

En esta entrada del blog nos centraremos en uno de los principios básicos de modificación conductual: el reforzamiento.

El reforzamiento es un componente esencial para el cambio conductual y el aprendizaje, una vez realizada la evaluación funcional, y entendiendo que la conducta es en relación con el ambiente.

¿Qué es reforzamiento?

El reforzamiento es una consecuencia inmediata que sigue a una conducta, haciendo que esta se repita en el futuro, Miltenberger (2017) lo explica de la siguiente manera:

El reforzamiento es el proceso mediante el cual una conducta es fortalecida por las consecuencias que le siguen. Estas consecuencias deben seguir a la conducta de manera inmediata y fiable. Cuando una conducta es reforzada por sus consecuencias, es más probable que ocurra de nuevo en el futuro.

Puede presentarse:

  • Por las interacciones naturales en el contexto.
  • Puede ser planificado por parte de un programa de modificación de conducta.

Tipos de reforzamiento.

Existen dos tipos de reforzamiento:

Positivo: Ocurre cuando una respuesta es seguida por un estímulo placentero y motivante.

Miltenberger,2017
Ejemplo

 

Negativo: Se da ante la disminución o eliminación de un estímulo aversivo.

Miltenberger,2017
Ejemplo

Como vimos en ambos ejemplos, el reforzamiento hará que la conducta vaya en aumento y se repita con mayor frecuencia.

El reforzamiento puede ser entregado por dos vías:

Automático: Ocurre de manera independiente a la mediación de otros individuos (Cooper, Heron y Heward, 2007). La mayoría de las ocasiones suelen tener consecuencias sensoriales.

  • Ejemplo: Bailar tu música favorita mientras nadie te observa.

Social: Se produce una consecuencia reforzante a partir de las acciones de otras personas. (Miltenberger, 2017).

  • Ejemplo: El papá de Lucy le hace cosquillas y la abraza constantemente después de haber verbalizado por primera vez “papá”.

Los reforzadores que pueden estar presentes tienen diferentes clasificaciones.

Clasificación de los reforzadores.

Según Cooper, Herón y Heward (2017) los reforzadores se clasifican por su origen y por sus propiedades formales:

  • Por su origen:

Incondicionado: No requiere una historia de aprendizaje y son el producto de una historia evolutiva.

Por ejemplo: Una persona con sed toma agua.

Condicionado: Es un estímulo anteriormente neutro que a través de una historia de aprendizaje adquiere la capacidad de reforzar.

Por ejemplo: El dinero que ganamos por nuestro trabajo, es importante porque da acceso a otras experiencias.

  • Por sus propiedades formales:

Comestibles: Porciones de comida o aperitivos.

Sensoriales: Vías de estimulación a los sentidos, como la música.

Tangibles: Diversos objetos o materiales.

De actividad: Actividades diarias, como visitar a los abuelos.

Sociales: El contacto físico y cercanía con otras personas.

Cada uno de estos reforzadores podrán generar el aprendizaje de muevas conductas tomando en cuenta ciertos factores.

Factores que afectan el reforzamiento.

Miltenberger (2017) menciona que la efectividad del reforzamiento está influida por una serie de factores:

Inmediatez: El reforzador debe estar presente inmediatamente después de que ocurra la conducta.

Contingencia: Cuando la respuesta va seguida siempre de manera inmediata por una misma consecuencia, es más probable que se produzca.

Operaciones motivadoras: Alteran el valor del reforzador.

  • Cuando tenemos acceso al reforzador constantemente y en cualquier situación , pierde efectividad. 
  • Cuando sólo existe acceso al reforzador  en presencia de la conducta, se vuelve mayormente efectivo.

Diferencias individuales: Los reforzadores varían de una persona a otra, depende de sus gustos e intereses para ser motivante.

Magnitud: Una mayor cantidad de reforzador fortalece el comportamiento en mayor medida.

Elegir el reforzado y saber cuándo y cómo entregarlo es la clave para el aprendizaje de nuevas conductas.

 

Por un aprendizaje motivante cuya base principal sean los reforzadores.

ABAteam

 

Referencias:

Cooper, J., Heron, T., & Heward, W. (2017). Análisis aplicado de conducta. Cádiz: ABA España. 

Miltenberger, R. (2017). Modificación de la Conducta: Pricipios y procedimientos. Madrid: Pirámide.

Inclusión educativa: Celebrar la diversidad.

La diversidad es una característica natural en el ser humano y en todo lo que habita el mundo; se manifiesta en cada una de las áreas de vida.

Estar preparados para atenderla requiere un trabajo arduo como sociedad, venciendo viejos esquemas de pensamiento que tienden a homogeneizar, abriendo la puerta a la celebración de las diferencias y al enriquecimiento personal que proporciona reconocer al otro en la propia existencia.

Inclusión educativa

Si la diversidad es algo inherente, las instituciones educativas y en general todos los actores que participamos, estamos a cargo de crear ambientes que propicien una participación activa y provechosa de cada uno de los individuos.

Esta preparación conlleva a la existencia de condiciones favorables para que cada quien pueda acceder a un aprendizaje significativo y que lleve ante todo a igualdad de oportunidades, dando a cada uno lo que necesite para lograrlo.

“La inclusión comienza aceptando las diferencias, celebrando la diversidad y promoviendo el trato inclusivo en cada alumno…eliminando las barreras de participación, propiciando así la búsqueda de estrategias, metodologías y espacios incluyentes, de manera que esto sea una realidad” (González, Gozález y Navarro,2017).

Inclusión educativa vs integración.

Existe una amplia brecha entre integración e inclusión, ya que la primera denota estar dentro de un contexto pero no significa tener acceso a lo que recide en él, se puede estar dentro de la escuela sin tener la oportunadad de participación.

La inclusión va más allá del discurso; exige transmitir e integrar nuevos objetivos, crear nuevos contextos y nuevas formas de hacer fluir el  aprendizaje en comunidad y de manera multidisciplinaria.

Modifiquemos el contexto.

Llegar a una realidad inclusiva requiere hacer un cambio profundo en las instituciones y en el pensamiento de las personas que participamos en ella,  incidir en la promoción de contextos libres que eliminen las barreras de participación y aprendizaje.

De esta manera se permitirá el acceso a todas las actividades con diferentes ritmos de aprendizaje, estilos y motivaciones para el desarrollo.

Es de suma importancia emplear las fuentes de información científica que permitan mantenerse actualizado respecto a la inclusión  y a lo que se requiere para satisfacer las necesidades educativas de todos los alumnos.

 

Apostemos por la inclusión, nos beneficia a todos:

“La inclusión educativa contribuye al desarrollo de sociedades más justas, democráticas y solidarias” (Echeita y Duk, 2008).

 

 

Por un mundo inclusivo

ABAteam

 

Referencias:

Echeita, G., & Duk, C. (2008). Inclusión Educativa. Revista Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, 1-8.

González, D., González, M., & Navarro, Y. (2017). Teorías que promueven la inclusión educativa. Atenas, 90-104.