Mitos y Realidades de la Extinción.

Si estás inmerso en el mundo del Análisis Conductual Aplicado seguro haz escuchado el término extinción, en el presente blog traemos mayor información  y pondremos en tema algunos mitos que se han formado en torno, vamos a ello.

¿Qué es Extinción?

El termino extinción hace referencia a:

La interrupción del reforzamiento de una conducta previamente reforzada, como resultado, la frecuencia de esa conducta disminuye en un futuro (Cooper, Heron y Heward, 2017).

Si hablamos de conductas que previamente fueron reforzadas, la extinción depende de identificar las consecuencias reforzantes.

Para ello las evaluaciones funcionales son de gran ayuda, ya que si nos asociamos a la función de la conducta, la intervención suele ser eficaz, pues se realiza el procedimiento adecuado.

Procedimientos de Extinción.

Podemos tratar conductas que se han mantenido por reforzamiento:

  • Positivo, al no seguir produciendo el reforzador que mantenía la conducta.

Extinción conductual mantenida por reforzamiento positivo.

  • Negativo, cuando las conductas no permiten salir de lo que se pretende evitar con ellas.

  • Automático, eliminando o enmascarando la consecuencia sensorial.

La aplicación asertiva y sistemática, llevarán a la disminución de las conductas objetivo.

A pesar de las aportaciones, este procedimiento puede llegar a ser mal entendido, por ello comenzaremos a desmitificar y resolver algunas dudas que pudieran surgir.

Ignorar vs extinción conductual.

Según la Real Academia Española (RAE) ignorar hace referencia a:

No hacer caso de algo o alguien, o tratarlos como si no merecieran atención.

Si bien durante la extinción , en ocasiones retiramos atención, el fin dista mucho de “no hacer caso”, ya que la persona que aplica el procedimiento está en constante observación de la conducta, esto ayudará a  hacer el análisis funcional, permitiendo retirar la presencia del reforzador.

Entendiendo que lo que refuerza, no siempre es la atención.

La extinción es suficiente para la modificación conductual.

Existe evidencia de que el procedimiento es efectivo, sin embargo, hay ciertos factores que vislumbrar para su uso eficaz:

  • Identificar de manera correcta el reforzador para así interrumpir su presentación.
  • La interrupción del reforzamiento, incluye no reforzar en ocasiones.
  • Incluir a las personas cercanas y relevantes en el proceso para evitar reforzar las conductas.
  • Mantener el procedimiento de manera permanente ante una misma conducta.

Y destacar de manera puntual:

  • Es importante combinar la extinción con otros procedimientos, como los programas de reforzamiento, para el aprendizaje de conductas alternativas.

La conducta aumentará en intensidad.

Aun cuando el fin de la extinción es la disminución de conductas, es importante considerar que existen algunos efectos al iniciar el procedimiento.

  • La conducta disminuye gradualmente.
  • En un inicio existe un aumento de frecuencia y magnitud de respuesta conductual, ya que busca obtener la función habitual.

Atendiendo lo anterior:

  • Habrá procedimientos que comiencen de manera gradual, iniciando de a poco para ir aumentando en frecuencia y duración.

Además de ello habrá que tomar en cuenta algunas variables que podrían generar resistencia.

¿Qué puede afectar la resistencia a la extinción?

Hablamos de resistencia cuando una conducta se presenta con mayor temporalidad durante el procedimiento de extinción.

¿Por qué puede ocurrir?

  • La conducta era reforzada de manera interrumpida y cada cierto tiempo (refuerzo intermitente).
  • Existen situaciones ambientales que motivan a la conducta antes de que aparezca (operaciones motivadoras).
  • La conducta lleva un tiempo de habituación prolongado antes de entrar al procedimiento de extinción.
  • Se ha puesto en extinción antes y luego se entrego nuevamente en reforzador.
  • La conducta es de fácil ejecución y demanda un esfuerzo mínimo de quién la realiza.

 

Dado lo anteriormente expuesto, se requiere un profesional experto en el tema que apoye a las familias y otros profesionales en la aplicación, atendiendo que las intervenciones que reciban los alumnos y personas cercanas estén basadas en su caso particular, el respeto y la evidencia científica.

 

 

Derrumbando mitos

ABAteam

 

Referencia:

Cooper, J., Heron, T., & Heward, W. (2017). Análisis aplicado de conducta. Cádiz: ABA España. 

 

 

 

 

Terapia Miofuncional en personas con Síndrome de Down.

En el mes de concientización sobre el Síndrome de Down, traemos un blog con ciencia y conducta verbal de la mano de Ana Belén López,  nuestra especialista en terapia miofuncional.

La terapia miofuncional tiene un amplio campo de aplicación, pero en esta ocasión haremos referencia al impacto que genera en las personas con Síndrome de Down.

Te presentamos a Belén López… 

Belén es amante del lenguaje y las terapias basadas en evidencia.

Licenciada en terapia de comunicación humana, especialista en el trabajo miofuncional y  estructuras de la cavidad oral, cuenta con certificaciones en PROMPT y un Máster en ABA España.

Es amante de los sistemas aumentativos y alternativos de comunicación, principalmente PECS, de ahí que nos brinda una entrevista para introducirnos a su trabajo y experiencia.

¿Qué es la Terapia Miofuncional?

Según Corral (2010) la terapia miofuncional es:

Una nueva herramienta o modalidad terapéutica, que complementa la mejoría integral del ser humano, tanto desde la perspectiva de corrección del desequilibrio muscular y funcional maxilofacial como del equilibrio en el  sistema estomatognático y la prevención de la disfunción orofacial.

El funcionamiento del sistema estomatognático se centra en:

  • Estructuras fono-articulatorias (dientes, lengua, labios, mejillas, paladar, glándulas salivales, úvula, etc.).
  • Músculos de la cara (más de treinta).
  • Huesos craneales y maxilar- mandibular.

Dentro de las funciones de esta especialización, se observa:

  • Respiración
  • Masticación/deglución.
  • Habla junto con fonación.
  • Control de secreciones nasales y salivales.

El análisis que se genera es para poder determinar alteraciones diversas en cualquier persona.

En el caso del Síndrome de Down…

Las personas con síndrome de Down tienen características genotípicas y fenotípicas bien definidas a nivel estructural y a nivel hipotonía muscular, por ello podemos anticiparnos a ciertos puntos a observar y a trabajar.

Podríamos hablar de ciertas generalidades dentro de ello, si bien, requerimos ir caso por caso, se puede presentar:

  • Hipoplasia.
  • Hipoplasia maxilo-mandibular.
  • Tabique nasal estrecho y corto.
  • Hipotonía generalizada en todos los músculos faciales.
  • Paladar ojival.
  • Alteraciones en el desarrollo de las estructuras faciales.
  • Hipoacusias.

A causa de ello, los músculos pueden llegar a no tener la fuerza y la coordinación necesaria para realizar actividades primarias como lo es la lactancia/alimentación.

Sin embargo, si se inicia en una intervención temprana y con un adecuado abordaje, se puede guiar a la familia y dar técnicas para poder llevarlo a cabo.

¿Cómo iniciar? 

Un diagnóstico nos puede servir como guía de observación, sin embargo, no es condicionante ya que sabemos que la funcionalidad de cada ser humano es distinta.

Se realiza una evaluación de la parte anatómica y funcional que va desde:

  • La observación directa de:
    • La postura
    • Las estructuras faciales.
  • Un análisis clínico (si la persona lo permite):
    • Palpación de articulaciones y músculos faciales.
  • Explorar los hábitos orales y alguna alteración hormonal, metabólica, respiratoria o de sueño.

 

Una vez detectados los objetivos podemos iniciar el trabajo con distintos instrumentos como lo son las manos para masaje facial y los vibradores faciales a cierta frecuencia para trabajar directamente con el músculo.

ABA y Terapia Miofuncional.

Todo lo que hacemos es conducta, por lo tanto desde la terapia Miofuncional también podemos utilizar los principios del Análisis Conductual Aplicado.

Por ejemplo:

  • En caso de que algún pequeño presente reactividad sensorial, se puede trabajar en un emparejamiento de estímulos para que permita el toque facial.
  • Buscamos operaciones motivacionales para que existan diferentes acercamientos a movimientos orales con diferentes objetos –pasar de mamila a popote-.
  • Se establecen programas de reforzamiento y reforzadores específicos para cada objetivo.
  • Al igual que en el ABA se toman datos para monitorear el criterio de respuestas, como sabemos todo lo observable se puede medir y nos permite dar seguimiento puntual.

Cada intervención dada a las familias y alumnos busca ser beneficiosa y funcional.

Beneficios de la Terapia Miofuncional en el Síndrome de Down.

Con una adecuada intervención y seguimiento, las personas con Síndrome de Down se benefician teniendo una calidad de vida adecuada en:

  • Habilidades motoras orofaciales básicas.
  • Habilidades en cuanto a comunicación y desarrollo social.

Tienen las bases para lograr los siguientes pasos en su desarrollo.

Experiencias y aprendizajes de Belén.

“Todo cambia muy rápido y en mi experiencia es importante siempre estar informados, investigando, saber de dónde viene lo que aplicamos y si existe sustento teórico y práctico, para poder ser utilizado en beneficio de los demás.”

“El ver que las familias se sienten satisfechas con los logros, es muy grato, el interés que le ponen es mi reforzador.”

 

Por más familias informadas para intervenciones tempranas.

Belén López
ABAteam

Referencias:

Corral, N. (2010).Manual de terapia Miofuncional: Prevención, evaluación, diagnóstico y tratamiento de desórdenes orofaciales. Santo Domingo: UNIBE.

 

 

 

Reforzamiento: Cambio conductual y aprendizaje.

En esta entrada del blog nos centraremos en uno de los principios básicos de modificación conductual: el reforzamiento.

El reforzamiento es un componente esencial para el cambio conductual y el aprendizaje, una vez realizada la evaluación funcional, y entendiendo que la conducta es en relación con el ambiente.

¿Qué es reforzamiento?

El reforzamiento es una consecuencia inmediata que sigue a una conducta, haciendo que esta se repita en el futuro, Miltenberger (2017) lo explica de la siguiente manera:

El reforzamiento es el proceso mediante el cual una conducta es fortalecida por las consecuencias que le siguen. Estas consecuencias deben seguir a la conducta de manera inmediata y fiable. Cuando una conducta es reforzada por sus consecuencias, es más probable que ocurra de nuevo en el futuro.

Puede presentarse:

  • Por las interacciones naturales en el contexto.
  • Puede ser planificado por parte de un programa de modificación de conducta.

Tipos de reforzamiento.

Existen dos tipos de reforzamiento:

Positivo: Ocurre cuando una respuesta es seguida por un estímulo placentero y motivante.

Miltenberger,2017
Ejemplo

 

Negativo: Se da ante la disminución o eliminación de un estímulo aversivo.

Miltenberger,2017
Ejemplo

Como vimos en ambos ejemplos, el reforzamiento hará que la conducta vaya en aumento y se repita con mayor frecuencia.

El reforzamiento puede ser entregado por dos vías:

Automático: Ocurre de manera independiente a la mediación de otros individuos (Cooper, Heron y Heward, 2007). La mayoría de las ocasiones suelen tener consecuencias sensoriales.

  • Ejemplo: Bailar tu música favorita mientras nadie te observa.

Social: Se produce una consecuencia reforzante a partir de las acciones de otras personas. (Miltenberger, 2017).

  • Ejemplo: El papá de Lucy le hace cosquillas y la abraza constantemente después de haber verbalizado por primera vez “papá”.

Los reforzadores que pueden estar presentes tienen diferentes clasificaciones.

Clasificación de los reforzadores.

Según Cooper, Herón y Heward (2017) los reforzadores se clasifican por su origen y por sus propiedades formales:

  • Por su origen:

Incondicionado: No requiere una historia de aprendizaje y son el producto de una historia evolutiva.

Por ejemplo: Una persona con sed toma agua.

Condicionado: Es un estímulo anteriormente neutro que a través de una historia de aprendizaje adquiere la capacidad de reforzar.

Por ejemplo: El dinero que ganamos por nuestro trabajo, es importante porque da acceso a otras experiencias.

  • Por sus propiedades formales:

Comestibles: Porciones de comida o aperitivos.

Sensoriales: Vías de estimulación a los sentidos, como la música.

Tangibles: Diversos objetos o materiales.

De actividad: Actividades diarias, como visitar a los abuelos.

Sociales: El contacto físico y cercanía con otras personas.

Cada uno de estos reforzadores podrán generar el aprendizaje de muevas conductas tomando en cuenta ciertos factores.

Factores que afectan el reforzamiento.

Miltenberger (2017) menciona que la efectividad del reforzamiento está influida por una serie de factores:

Inmediatez: El reforzador debe estar presente inmediatamente después de que ocurra la conducta.

Contingencia: Cuando la respuesta va seguida siempre de manera inmediata por una misma consecuencia, es más probable que se produzca.

Operaciones motivadoras: Alteran el valor del reforzador.

  • Cuando tenemos acceso al reforzador constantemente y en cualquier situación , pierde efectividad. 
  • Cuando sólo existe acceso al reforzador  en presencia de la conducta, se vuelve mayormente efectivo.

Diferencias individuales: Los reforzadores varían de una persona a otra, depende de sus gustos e intereses para ser motivante.

Magnitud: Una mayor cantidad de reforzador fortalece el comportamiento en mayor medida.

Elegir el reforzado y saber cuándo y cómo entregarlo es la clave para el aprendizaje de nuevas conductas.

 

Por un aprendizaje motivante cuya base principal sean los reforzadores.

ABAteam

 

Referencias:

Cooper, J., Heron, T., & Heward, W. (2017). Análisis aplicado de conducta. Cádiz: ABA España. 

Miltenberger, R. (2017). Modificación de la Conducta: Pricipios y procedimientos. Madrid: Pirámide.

Inclusión Educativa con ABA.

En ABAteam exite un tema que nos apasiona : La inclusión educativa.

Por medio de este blog daremos entrada al mundo de la Inclusión educativa desde el ABA.

Karla Sánchez coodinadora del departamento de inclusión ABAteam nos habla de su experiencia y trabajo diario para hacer de este mundo, un mundo para todos.

Conoce a Karla.

Comencé desde muy joven a interactuar con niños y me gustó, por esta razón decidí estudiar Educación preescolar, me motivaba mucho la idea de dejar una semilla en este mundo, generar un cambio en nuestra sociedad, en el trato y la inclusión de las personas.

La vida me encaminó hacia el trabajo inclusivo, apostando siempre por el sentido de justicia y equidad. Me doy cuenta de que no siempre es para todos y que aún nos falta un largo camino por recorrer y sobre el cual trabajar.

Inclusión educativa.

Para lograr una verdadera inclusión aún se requiere mucho trabajo, si bien, hay bastantes más familias y profesionales tomando acción, aún seguimos derribando mitos acerca de la discapacidad.

Conozcamos la definición de Inclusión educativa que propone la UNESCO:

“La inclusión se ve como el proceso de identificar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de la mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, y reduciendo la exclusión en la educación”.

De igual manera la UNESCO propone cambios dentro de los contenidos educativos que permitan a todos los niños acceder a la educación:

“Involucra cambios y modificaciones en contenidos, aproximaciones, estructuras y estrategias, con una visión común que incluye a todos los niños/as del rango de edad apropiado y la convicción de que es la responsabilidad del sistema regular, educar a todos los niños/as”.

A pesar de esta apertura a la flexibilidad en contenidos y creación de nuevos paradigmas aún nos enfrentamos a multiples barreras.

Retos en la inclusión educativa.

Algunos de los principales retos a vencer en la inclusión educativa son: la desinformación y la falta de acción, esto debido a que en algunos centros educativos aún nos encontramos con multiples obstáculos para la creación de un diseño de aprendizaje que beneficie a todos.

Estas barreras para el aprendizaje y la participación (BAP) son definidas por Covarrubias (2019) como:

“Todos aquellos factores del contexto que dificultan o limitan el pleno acceso a la educación y a las oportunidades de aprendizaje de niñas, niños y jóvenes. Aparecen en relación con su interacción en los diferentes contextos: familiar, escolar, social, político, económico, institucional y cultural”.

Dentro del contexto escolar la Secretaría de Educación Pública en 2012 clasifica las BAP de la siguiente manera:

  • Actitudinales: Predisposición aprendida a responder  favor o en contra de una persona o un hecho social.
  • Organización: Orden y rutinas de trabajo que se implementan, y a la distribución de tiempo y espacio.
  • Físicas: Aspectos de infraestructura que puedan generar un problema para accesibilidad de la información o las instalaciones.
  • Pedagógicas: Predisposición con respecto a las prácticas pedagógicas desde una enseñanza homogeneizada
  • Curriculares: Aspectos normativos y de legislación que rigen la vida de los centros educativos.
  • Ideológicas: Creencias preconcebidas/ prejuicios ante una persona o situación.

Minimizando las barreras con ABAteam

Desde ABAteam buscamos la actualización y la continua formación para los profesionales que colaboramos en el equipo, compartiendo estrategias, manteniendo la participación activa tanto de las familias como de la escuela y equipo terapéutico.

  1. Mantenemos siempre presente que cada persona aprende de forma distinta, cada uno con habilidades y áreas de oportunidad diversas.
  2. Tomamos en cuenta la flexibilidad.
  3. Ponemos como principal foco de atención la motivación de cada alumno.
  4. Damos las ayudas necesarias para consolidar un aprendizaje, siendo muy cuidadosos de no ser una barrera para el pleno acceso de los alumnos a la educación.
  5. Generamos experiencias significativas para que el aprendizaje llegue a la generalización.

Un ejemplo de lo anterior es la segmentación de tareas:

  • Dividimos la tarea en pasos para llegar a un objetivo.
  • Damos las ayudas necesarias.
  • Creamos un programa de reforzamiento.

Cada intervención realizada en la inclusión escolar se fundamenta en los principios en los principios del Análisis Conductual Aplicado (ABA).

El ABA y la inclusión educativa.

Tener nuestro foco en los principios fundamentales del ABA nos permite analizar la habilidades previas del alumno y así darnos cuenta de cuáles son las posibes barreras que enfrenta en particular, así podemos diseñar los ajustes necesarios para eliminar o minimizar estas barreras.

Algunas intervenciones realizadas son:

  • Reforzamiento

El reforzamiento es el proceso mediante el cual una conucta es fortalecida por las consecuencias que le siguen (Miltenberger,2017).

  • Operaciones motivacionales

Una operación motivacional es un elemento de ajuste que influye en la probabilidad de que se produzca una respuesta o no; prepara y organiza (Cooper,Heron y Heward, 2007).

  • Ayudas

Procedimientos de control de antecedentes para aumentar un comportamiento, creando las condiciones adecuadas para que se produzca (Miltenberger,2017).

Experiencias de Karla en el trabajo inclusivo.

“Dejarme sorprender y emocionar por cada logro de cada uno de mis alumnos”.

“Es importante plantear objetivos, sin embargo, cuando el alumno rebasa tus expectativas es un orgullo darte cuenta de que en ocasiones lo que hace la diferencia es creer en ellos, en que son capaces de lograr lo que se propongan con las herramientas necesarias para derribar las barreras que existen alrededor”.

“Mi profundo agradecimiento a este bello team que me permite realizarme como profesional haciendo lo que me apasiona, pero también motivándome a seguir aprendiendo. Me siento verdaderamente afortunada de colaborar con cada alumno que me deja grandes aprendizajes y satisfacciones, cada familia que me permite entrar a su hogar y a sus vidas, y por su puesto a cada uno de mis compañeros con los que he tenido el privilegio de colaborar…soy un ser afortunado”.

 

Somos profesionales buscando, no solo sensibilizar, sino actuar en beneficio de cada alumno que está en nuestras manos.

Karla Sánchez

ABAteam

 

Referencias:

Cooper, J., Heron, T., & Heward, W. (2017). Análisis aplicado de conducta. Cádiz: ABA España.

Covarrubias Pizarro, P. (2019). Barreras para el aprendizaje y la participación: una propuesta para su clasificación. En J.A. Trujillo Holguín, A.C. Ríos Castillo y J.L. García Leos (coords.), Desarrollo Profesional Docente: reflexiones de maestros en servicio en el escenario de la Nueva Escuela Mexicana (pp. 135-157), Chihuahua, México: Escuela Normal Superior Profr. José E. Medrano R.

Miltenberger, R. (2017). Modificación de la Conducta: Pricipios y procedimientos. Madrid: Pirámide.

SEP. (2012). Educación pertinente e inclusiva. La discapacidad en educación indígena.México: Secretaría de Educación Pública.

 

 

Evaluación Funcional: ¿Por qué ocurre una conducta?

Si tienes la inquietud  de saber por qué se presenta y mantiene una conducta este blog es para ti.

Anteriormente en nuestra entrada “Hablemos de conducta” se abordó la importancia de la interacción entre conducta y ambiente. El día de hoy entraremos más a fondo, esto nos permitirá entender la presencia de conductas ante ciertos factores/estímulos ambientales y la relación con las consecuencias que se presentan ante ello.

“Un principio básico de análisis de conducta es
que la conducta está regida por las leyes del aprendizaje. Independientemente de si el comportamiento es deseable o no, su ocurrencia es controlada por
variables ambientales, es decir, es una función de
variables ambientales” (Miltenberger, 2017).

La forma de reconocer e intervenir en estas variables ambientales es a través de la evaluación funcional.

Evaluación funcional.

La evaluación funcional es un proceso de observación para recabar información que nos da acceso a lo que ocurre antes (antecedente) y después de una conducta (consecuencia) para vislumbrar la relación que tienen en su aparición.

Estas variables nos dan la información necesaria para comprender el aprendizaje y mantenimiento de una conducta determinada, teniendo en cuenta la función.

Son definidas por Froxán, Andrés, Estal, Pereira y Trujillo (2020):

  • Antecedente: Estímulo o conjunto de estímulos que preceden y  están presentes cuando se emite una conducta, son descriptivos.
  • Consecuencia: Estímulo o conjunto de estímulos que siguen a la conducta que se quiere analizar, afectando para que aumente o disminuya.

El aprendizaje y establecimiento tienen que ver con dicha interacción. Si el estímulo que sigue a la conducta es agradable y/o satisfactorio, es probable que la conducta se vuelva a repetir ya que estará cumpliendo su función.

En el ejemplo anterior la respuesta es: Si, es probable que la conducta se repita. A pesar de que la mamá muestra  molestia ante la conducta, Rita consigue lo que necesitaba a través del llanto y pataleo; está cumpliendo su función.

Función de la conducta

Se habla de funcionalidad de conducta cuando la aparición de uno de los elementos (el antecedente, la conducta o la consecuencia) está en relación y en secuencia. Ya que existe la probabilidad de que la aparición de uno de los elementos implique la aparición del otro, así como la probabilidad de que si
uno no aparece tampoco aparezca el otro (Froxán, Andrés, Estal, Pereira y Trujillo, 2020).

Por ende el objetivo principal de una evaluación conductual es dar cuenta de la función que está teniendo la conducta dentro de un contexto para poder incidir en él.

Las cuatro funciones de la conducta.

Se identifican cuatro clases de funciones o reforzadores de la conducta según Miltenberger (2017) quien retoma también a Iwata et al. (1993):

  • Social positivo: Frecuentemente lleva el acceso a atención o a la obtención de actividades u objetos preferidos por parte de otra persona.

  • Social negativo: Cuando la otra persona finaliza una interacción, tarea o actividad que resulta poco interesante o aversiva después de una conducta, se produce evitación.

  • Automático positivo: Cuando no está mediada por otra persona, sino que ocurre como un efecto directo de la propia conducta produciendo sus propias consecuencias, algunos comportamientos producen estimulación sensorial.

  • Automático negativo: Cuando el comportamiento reduce o elimina de forma automática un estímulo aversivo, sin la intervención de una tercera persona.

Evaluación funcional y cambio de conducta.

Una vez realizada esta evaluación funcional, teniendo claros los antecedentes, conductas y consecuencias, se puede realizar intervenciones funcionales encaminadas a modificar conductas objetivo, generando un impacto positivo y significativo al contexto de cada persona.

Estas intervenciones son hechas para incidir en los antecedentes y las consecuencias, trayendo como resultado conductas alternativas más apropiadas.

Ya que a partir de programas de reforzamiento, extinción o cambios en antecedentes, se retira la función de la conducta.
Por más intervenciones que partan de análisis experimentales, permitan
acceder a relaciones funcionales y cambios conductuales significativos.

ABAteam

Referencias:

Froxán, M., Andrés, N., Estal, V., Pereira, G., & Trujillo, C. (2020). Desarrollo del análisis funcional de la conducta humana en contextos naturales. En M. Froxán, Análisis funcional de la conducta humana (págs. 98-161). Madrid: Pirámide.

Miltenberger, R. (2017). Modificación de la Conducta: Pricipios y procedimientos. Madrid: Pirámide.

 

Habilidades Sociales con ABA.

En esta ocasión dentro del ABAteam blog comenzamos a presentar a los miembros de nuestro equipo y trabajo que desempeñan día con día, un trabajo basado en: ciencia, respeto y mucho amor.

Lilia Rodríguez (Lili) pedagoga del equipo ABAteam:

  • Una apasionada del trabajo con adolescentes.
  • Integrante de la formación de ABA en terapia, escuela y casa. 
  • Coordinadora del grupo de habilidades sociales.

Nos brinda información a través de una entrevista estructurada para conocer la estupenda labor que realiza en el acompañamiento para la obtención y generalización de las habilidades sociales en nuestros chicos.

¡Comencemos!

¿Qué son las habilidades sociales?

Las habilidades sociales (HHSS) son conductas que ayudan a la persona a comunicarse y ser parte  de un grupo de dos o más personas.

  •  Se interactúa como hablante y escucha.
  • Son conductas socialmente aceptables ya que nos ayudan a formar parte de una sociedad.

Teóricamente Caballo (2007) las define como:

Un conjunto de conductas emitidas por un individuo en un contexto Interpersonal que expresa los sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de ese individuo de un modo adecuado a la situación, respetando esas conductas en los demás, y que generalmente resuelve los problemas inmediatos de la situación mientras minimiza la probabilidad de futuros problemas.

García y Gil (1992) citados en León y Médina (2011) hacen referencia a:

Comportamientos aprendidos que se manifiestan en situaciones de interacción social, orientados a la obtención de distintos objetivos, para lo cual han de adecuarse a las exigencias situacionales.

El aprendizaje de las conductas sociales está en función de los antecedentes (lo que se recibe del ambiente) y las consecuencias (como es reforzada la conducta por el ambiente).

La conducta es regulada por las consecuencias del  medio en el que se desarrolla dicho comportamiento (Skinner, 1938).

Así que para poder adquirir y consolidar estas habilidades se requiere un grupo de interacción que permitan consecuencias sociales gratas ante un comportamiento funcional.

Habilidades sociales e interacción social.

En la vida diaria los alumnos empiezan a usar técnicas y habilidades  que han observado en la clase por parte del moderador o sus mismos compañeros y empiezan a emplearlas cuando están en un ambiente natural como la casa, la escuela, una reunión familiar, pijamada, etc. 

Beneficios: 

  • Generalizan el aprendizaje que se trabajó en su programa personalizado. Si en sus clases individuales adquirió la habilidad de pedir, en el taller se crean escenarios para que el alumno tenga más oportunidades de pedir.
  • Aumenta su seguridad al hacer uso de su repertorio vocal. 
  • Aumenta su autoestima, se sienten parte de un grupo. 
  • Conocen diferentes personalidades, al estar en constante relación con otras personas conocen gustos, costumbres, lugares y tienen la oportunidad de establecer relaciones interpersonales.
  • Un espacio para hablar de temas que todos experimentan como nuevas emociones, relaciones,  amistad, el amor.
  • Adquieren habilidades socialmente aceptables, como el esperar su turno para hablar, mantenerse en silencio mientras otro habla, saludar, despedirse, el uso de oraciones más largas y el aumento de repertorio vocal, etc.

La necesidad de crear un grupo para interactuar.

En el 2018 junto con Elizabeth López decidimos abrir el primer grupo ya que existían  necesidades por parte de varios alumnos (tenían un amplio repertorio vocal pero presentaban dificultad para relacionarse y usar ese repertorio) y fue así que inició esta travesía  de manera presencial llevándola con cuatro alumnos con Síndrome de Down.

Actualmente son dos grupos, ambos de cuatro alumnos, la mayoría de los alumnos tienen entre 10 y 17 años, las actividades se planifican en función de los objetivos como grupo y objetivos individuales, buscando:

  1. Conductas adaptativas 
  2. Que utilicen conducta verbal vocal.

Entonces en un espacio controlado se crean escenarios artificiales a los que los alumnos se pueden enfrentar, por ejemplo:

  • Comprar boletos del cine.
  • Comprar un agua en la tienda

El escenario se ajustar  a detalles que implican cada situación, si va a comprar los boletos del cine entonces enfrentarlo a que se forme, espere su turno, pida, seleccione, maneje el dinero, pague, agradezca. Siendo así que cuando se enfrente a la situación real sepa como llegar al objetivo.

Las clases están basadas en el reforzamiento, extinción, modelado, imitación… Componentes básicos del Análisis Conductual Aplicado.

Habilidades sociales en tiempo de Pandemia.

En tiempo de pandemia los alumnos se adaptaron al trabajo online, lo que significó un reto, establecer una dinámica donde los alumnos tuvieran manejo de la tecnología, como aprender a esperar en línea, esperar su turno para hablar, estar presentes con micrófono y cámara, etc.

Resulto ser bastante funcional:

  • Conocieron más personas de manera remota y desarrollar habilidades que se tenían en presencial y trasladarlas al trabajo en línea.
  • Solucionaron problemas que pudieran surgir en el momento, el ruido, poca batería, el volumen y fallos de internet.

Fue un logro, ahora la dinámica ya está establecida, un día pueden ser reporteros y desde su ciudad reportar el clima, otro día son repartidores de pizza y los objetivos se siguen cumpliendo.

Cómo ser parte de un grupo de HHSS.

Se toma en cuenta la edad, las necesidades de cada uno, y a partir de los resultados de una evaluación, se asigna a un grupo.

La asignación de grupo es sumamente importante ya que según Kelly (2002):

Para definir la habilidad social a desarrollar es importante considerar la etapa evolutiva que transita aquel que ejecuta dichas habilidades sociales, ya que las exigencias del ambiente no tienen la misma significación para un niño, un adolescente o un adulto.

Por ello la evaluación mencionada anteriormente nos arroja  datos específicos de las habilidades básicas a desarrollar, o habilidades más avanzadas para llevarlas a generalización en los espacios donde pueda hacer uso de las operantes verbales.

La experiencia de Lili en las HHSS

De manera personal este tiempo he podido experimentar que todos aprendemos con motivación, con situaciones que nos generan bienestar.

Ver cómo los padres reportan que pide agua con una oración larga o que mientras espera su comida en el restaurante lo hace en calma, me da un parámetro que vamos bien, pero lo que más me da satisfacción es observar que se sienten parte de un lugar. 

¿Y qué sigue?

Seguir con los grupos que actualmente existen y próximamente abrir otro grupo para que más alumnos y profesionales que deseen se  puedan  iniciar en el entrenamiento de las Habilidades Sociales.

Por la adquisición de nuevas y más complejas habilidades sociales que generen bienestar, motivación y autonomía

Lilia Rodríguez

ABAteam

Referencias:

Caballo, V. (2007). Manual de Evaluación y entrenamiento de las hábilidades sociales. Madrid: Siglo XXI de España Editores.

Kelly, J. A. (2002). Entremnamiento de las Habilidades Sociales . Bilbao: Descleé De Brouwer.

León Rubio, J.M. y Medina Anzano, S. (2011). Aproximación conceptual a las habilidades sociales. En F. Gil y J.M. León, Habilidades Sociales. Teoría, investigación e intervención. Madrid: Síntesis, 13-23.

Skinner, B. (1938). The Benhavior of organisms an Experimental Analysis. Nueva York: Appleton-Century-Crofts.

“Una carta para Vania y para ti”.

¡Qué gusto tenerte aquí!

En este nuevo artículo del blog seguimos con las historias de las familias ABAteam; en esta ocasión toca el turno a Verónica Valadez mamá de Vania.

En las siguientes líneas cuenta el camino recorrido con su familia, su historia, pero además pretende compartir contigo un mensaje del autor Steve Maraboli:

“La vida no se hace más fácil o más indulgente, nosotros nos hacemos más fuertes y resilientes”.

Amada Vania, estabas en camino…

Esperamos tu llegada después de 7 años de ser papás, estábamos completamente motivados e ilusionados por recibirte, nos diste señales de que venías a revolucionar a la familia, pues nada te detuvo,  ni el hallazgo de una banda amniótica como única alteración ultrasonográfica.

Llegaste a nosotros el 8/12/2018, con tus 3.4 kg de amor, la pediatra nos informó que, por tus características físicas,  tenía la impresión diagnóstica  de que tuvieras Síndrome de Down.  Físicamente, yo, solo vi tus ojos hinchados, tus cachetes  redonditos y tu piel blanca como la vainilla.  

El amor nos hizo fuertes.

Conocer sobre el Síndrome de Down por ser médicos nos trajo más preocupaciones como padres, sabiendo lo que médicamente podría acontecer, y así fue; quisimos llevarte a casa, pero tu hipertensión pulmonar e hipotonía no lo permitían. Llorábamos tu ausencia. Pero siempre estuviste en las manos de dios y de profesionales de la salud.

Mantenernos fuertes y en oración fue nuestra única opción, nos limpiamos las lágrimas, me preparé para estar nutrida para lactar, hipotonía se decía, pero fueron más nuestras ganas de estar juntas, que días previos a tu alta ya succionabas de mami. Pasaron 22 largos días para tenerte con nosotros.

El duelo es corto cuando el amor, la razón y la fe son tus armas para salir adelante.

Vania (tu nombre significa poseedora de la gracia de Dios) nos propusimos comenzar a darte un ejemplo diferente. Creemos que cuando las cosas no salen de la forma planeada, se puede titubear, sentir miedo y hasta perder el equilibrio e inclusive buscar responsables, sin embargo, no hubo rechazo, no hubo angustia, no había dudas, tu tenías que estar aquí con nosotros. En casa, fuiste cobijada por la primer y principal fuente de inclusión: tu familia. Tus abuelos, tíos y primos, estaban deseosos por tenerte cerca, así comenzamos la aventura de tu crianza.

Encontramos una terapia basada en evidencia científica.

Sin dejar a un lado mi principal función que es ser mamá, mamá de dos y claro sin perder el enfoque de lo divertido que era, es y será verlas crecer, motivados por tu presente y pensando en tu futuro, buscamos herramientas para tu crecimiento y desarrollo, por lo cual iniciaste desde el primer mes de vida terapia física y estimulación temprana.

Por mi parte crecer como profesionista me motivo a cursar un diplomado en estimulación temprana y crianza por la Universidad Iberoamericana.

Dentro del proceso asistí al taller: Conceptos introductorios de Terapia ABA, impartida por Elizabeth López, me emocioné mucho y dije: “Vania tiene que llevar esa terapia”.

Como familia vivimos la inquietud de acertar con las mejores herramientas, enfrentándonos a una lluvia de alternativas: terapia de lenguaje, terapia conductual, terapia ocupacional, etc.

Sin embargo, nuestra formación profesional hizo que nos dirigiéramos con metodologías basadas en la evidencia.  

Y eso es ABA, una terapia de enfoque conductual que se centra en trabajar con características personales y particulares de cada familia, en este caso de nuestra familia.

A diferencia de otras, no se reproduce como receta de cocina y no se puede aprender con ver videos o asistir a una plática o conferencia. Es una terapia que no se centra en un diagnóstico, sino en las habilidades, motivaciones e intereses.

 

¡Ningún ser humano aprende sin sentirse motivado! 

En este camino no solo tú Vania has logrado cambios, la familia también lo ha hecho.

A través del Análisis Conductual Aplicado (ABA) hemos aprendido que existen habilidades prerrequisito desde las cuales has logrado tener las herramientas básicas de aprendizaje,  que principalmente se modelan en casa con la familia, tanto del lenguaje verbal como del no vocal.

  • La capacidad de análisis.
  • El trabajo en tu atención.
  • El desarrollo de tu memoria.
  • La creatividad, persistencia y destreza.
  • Las habilidades sociales.

Estas habilidades no solo te servirán para tu infancia sino para tu vida.

La ciencia ha estudiado la manera en que los seres humanos aprendemos mejor:

  • Imitando
  • Observando
  • Siempre motivados

Este avance permite que el aprendizaje sea dinámico, se mejore, se transforme, y constantemente se actualice, eso es ABA. Quién lo trabaja conoce que la actualización aunada a la experiencia es fundamental para llevarlo a cabo.

Agradezco al equipo de ABAteam los beneficios obtenidos para ti y nosotros, agradezco la calidez y la paciencia, el resultado ha sido sorprendente.

Paso a paso, a tu ritmo.

En el camino de tu crecimiento no hay comparaciones, las necesidades que nos mueven como personas y como familia difieren en todos los seres humanos. Tenemos la firme convicción que hemos actuado bien al dejarte crecer a tu ritmo, sin prisas y sin competencias, dejándonos guiar por los expertos y suponiendo lo menos posible.

Admiro la familia que hemos construido, tiene una gran fuerza de transformación, creamos de los obstáculos una fuerza motora de superación, construimos alegrías en todos los momentos, rellenamos nuestros recuerdos con aprendizaje fundamentado en el amor, sin espacio para carecer de confianza y motivación.

De aquí para delante, SIN TIEMPO DE PERDER EL TIEMPO.

 

Verónica Valadez

ABAteam

 

 

 

 

¡Qué gusto que estés aquí nuevamente! Y si es el primer ABAblog que lees: ¡Bienvenido, hablemos de conducta!

En el post anterior  “Análisis Conductual Aplicado: Un trabajo con ciencia”  se mencionaron  las siete dimensiones del Análisis Conductual Aplicado, en esta ocasión nos adentraremos a la categoría de “Conductual” para tener una noción más clara del área de trabajo en esta ciencia.

¿Qué es Conducta?

El término coloquialmente es utilizado para definir lo que una persona hace, si bien esto es real, hay algunos otros factores por conocer que nos acercan mucho más al objeto de estudio y aplicación del ABA.

Cooper, Heron y Heward (2017) citan la definición de Johnston y Pennypacker:

 

“La conducta de un organismo es ese segmento de la interacción del organismo con su ambiente que se caracteriza por un desplazamiento detectable en el espacio a través del tiempo de alguna parte del organismo y que resultan en un cambio medible en al menos un aspecto del ambiente”.

 

Dentro de la definición encontramos un foco de atención en la interacción ambiente- organismo, denota una relación entre ambas, siendo así que la conducta de un organismo vivo no es por sí sola, sino que se da en relación con el ambiente y a su vez influyen mutuamente.

Relación conducta- ambiente.

La conducta es medible

La conducta tiene características que pueden ser medibles y que a la vez nos permiten realizar un trabajo con ciencia.

Según Martin y Pear (2008) estas propiedades son:

  • Frecuencia: Número de repeticiones en el tiempo.
  • Duración: Tiempo de duración conductual desde que se presenta el estímulo.
  • Intensidad: Magnitud o fuerza con la que se presenta.

Cooper, Heron y Heward (2017) basándose en Johnston y Pennypacker  las desglosan de la siguiente manera:

  • Locus temporal: Cuándo ocurre una conducta específica en el tiempo.
  • Extensión temporal: La duración de un evento conductual dado.
  • Reproductibilidad: La frecuencia con la que una conducta específica aparece en el tiempo.

Ambos autores tienen puntos de encuentro en común que parten desde la aparición de la conducta frente a un estímulo ambiental, el tiempo que permanece presente y la frecuencia con la que ocurre.

Conducta y ambiente

El ABA se centra en un análisis funcional de las conductas y el ambiente, por ello se toman en cuenta los estímulos que se presentan.

Dentro del ambiente existen eventos estimulares que son descritos por Cooper, Heron y Heward como:

“Cambios ambientales que afectan el organismo pues pueden ser percibidos”.

Tienen propiedades como:

  • Forma: Características visibles; tamaño, color, intensidad, peso, posición en el espacio…
  • Temporalidad: La ocurrencia respecto a la conducta, se ve afectada cuando ocurren.
  • Función: Los efectos que tiene en la conducta.

Los analistas prestamos especial atención a cada uno de los cambios contextuales y las respuestas conductuales, desde un campo descriptivo.

Más que una etiqueta.

Cuando se habla coloquialmente de conducta se suele hacer en términos muy generales que pueden llevar a crear etiquetas: él es inteligente, ella es nerviosa, ellos con incompetentes.

Sin embargo, si realmente queremos realizar un análisis requerimos mayor precisión e ir caso por caso, describiendo de manera exhaustiva la conducta y el ambiente en que se hace presente, evitando pseudo-explicaciones conductuales (etiquetas).

Martin y Pear (2008) nos mencionan:

“La etiquetas afectan a la persona y el trato que recibe”.

Por encima de las etiquetas asignadas lo que importa es la persona y la conducta en relación con el ambiente.

Por más profesionales informados

ABAteam

 

Referencias:

Cooper, J., Heron, T., & Heward, W. (2017). Análisis aplicado de conducta. Cádiz: ABA España.

Martin & Pear (2008). Modificación de Conducta: Qué es y cómo aplicarla. Madrid: Pearson Educación.

 

 

 

 

 

Inclusión educativa: Celebrar la diversidad.

La diversidad es una característica natural en el ser humano y en todo lo que habita el mundo; se manifiesta en cada una de las áreas de vida.

Estar preparados para atenderla requiere un trabajo arduo como sociedad, venciendo viejos esquemas de pensamiento que tienden a homogeneizar, abriendo la puerta a la celebración de las diferencias y al enriquecimiento personal que proporciona reconocer al otro en la propia existencia.

Inclusión educativa

Si la diversidad es algo inherente, las instituciones educativas y en general todos los actores que participamos, estamos a cargo de crear ambientes que propicien una participación activa y provechosa de cada uno de los individuos.

Esta preparación conlleva a la existencia de condiciones favorables para que cada quien pueda acceder a un aprendizaje significativo y que lleve ante todo a igualdad de oportunidades, dando a cada uno lo que necesite para lograrlo.

“La inclusión comienza aceptando las diferencias, celebrando la diversidad y promoviendo el trato inclusivo en cada alumno…eliminando las barreras de participación, propiciando así la búsqueda de estrategias, metodologías y espacios incluyentes, de manera que esto sea una realidad” (González, Gozález y Navarro,2017).

Inclusión educativa vs integración.

Existe una amplia brecha entre integración e inclusión, ya que la primera denota estar dentro de un contexto pero no significa tener acceso a lo que recide en él, se puede estar dentro de la escuela sin tener la oportunadad de participación.

La inclusión va más allá del discurso; exige transmitir e integrar nuevos objetivos, crear nuevos contextos y nuevas formas de hacer fluir el  aprendizaje en comunidad y de manera multidisciplinaria.

Modifiquemos el contexto.

Llegar a una realidad inclusiva requiere hacer un cambio profundo en las instituciones y en el pensamiento de las personas que participamos en ella,  incidir en la promoción de contextos libres que eliminen las barreras de participación y aprendizaje.

De esta manera se permitirá el acceso a todas las actividades con diferentes ritmos de aprendizaje, estilos y motivaciones para el desarrollo.

Es de suma importancia emplear las fuentes de información científica que permitan mantenerse actualizado respecto a la inclusión  y a lo que se requiere para satisfacer las necesidades educativas de todos los alumnos.

 

Apostemos por la inclusión, nos beneficia a todos:

“La inclusión educativa contribuye al desarrollo de sociedades más justas, democráticas y solidarias” (Echeita y Duk, 2008).

 

 

Por un mundo inclusivo

ABAteam

 

Referencias:

Echeita, G., & Duk, C. (2008). Inclusión Educativa. Revista Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, 1-8.

González, D., González, M., & Navarro, Y. (2017). Teorías que promueven la inclusión educativa. Atenas, 90-104.

“Santiago llegó a nuestras vidas”

En el ABAteam estamos gustosos de presentar nuestros blogs dedicados a las historias de las familias que acompañamos; cada una de ellas tiene el propósito de desmitificar creencias acercándonos a la realidad y empatizar desde la conciencia que brinda el conocer.

Las líneas que verán escritas aquí fueron compartidas desde Sonora por Evelyn, mamá de nuestro alumno Santiago.

Comienza la historia de Santiago.

El 2 de Febrero del  2018 llegó a nuestras vidas Santiago, nuestro segundo hijo, él fue planeado, deseado y muy esperado durante 4 años.

Tuve un embarazo muy tranquilo sin ninguna complicación y mes con mes nos decían que todo iba bien, no hubo indicios de alguna discapacidad hasta el día de su nacimiento.

Al pasarme a la sala de recuperación la pediatra nos comentó sospechas de que nuestro bebé podría tener Síndrome de Down  por los rasgos físicos que presentaba, porque clínicamente estaba sano. Nos sugirió realizar los estudios de “cariotipo” para salir de dudas.

Santiago es una persona con Síndrome de Down

Cuando supimos que nuestro bebé era una persona con Síndrome de Down en un inicio tuve negación, ahora entiendo que fue normal y parte de mi proceso emocional, a partir de ese momento hubo un cambio en nuestras vidas.

Mis emociones se tornaron hacia la preocupación, amaba a mi hijo pero no sabía qué hacer, por dónde empezar, ni hacia dónde ir.

Fueron meses complicados ya que no contábamos con una buena asesoría médica, alguien que nos guiara y todo lo que encontraba en internet era muy fatalista y me angustiaba (asegúrense de que la fuente que consulten sea confiable y basada en ciencia).

Los primeros meses de Santiago en nuestra vida.

No pude amamantar a Santiago, era algo frustrante, porque en sus primeros meses bajaba de peso, clínicamente no presentaba alguna complicación seria, el pediatra sólo decía que era algo normal en ellos y que poco a poco iba a ir ganando peso.

En un inicio me sugerían que buscara videos de estimulación y ejercicios para que se  los realizáramos, no tenía lo necesario  y no busque otras opciones, solos en casa  íbamos haciendo lo mejor que podíamos sin orientación o supervisión de algún profesional.

 Aún sentía que faltaba más por hacer. En aquel momento mi hija Ali (hermana de Santiago) era mi gran apoyo, me decía: -“él va a poder hacer todo lo que se proponga“, hablaba a su hermano, jugaba con él, le cantaba, lo cargaba y siempre estaba al pendiente de él.

Fuera mitos hacia el Síndrome de Down

Al ver el comportamiento de mi hija, tomé conciencia, al igual que ella yo también tenía que creer en mi hijo, sin dejarme llevar por todos los prejuicios y mitos sobre el Síndrome de Down.

MI chip cambió, empecé a ver a mi hijo de otra manera, dejé de atormentarme pensando en las cosas que no podía cambiar y en  el futuro que le esperaría a Santiago.

En los días siguientes,  una amiga me comentó acerca de una persona que  tenía conocimientos en terapia física, no lo pensé dos veces, le  pedí me contactara con ella. Así conocimos a María, la primer terapeuta  de Santiago; pasaron los meses y llego la “pandemia” por COVID-19, tuve que suspender las terapias presenciales  por seguridad.

Conocí las terapias ABA.

Dicen que: “no hay mal que por bien no venga” y con todo esto de la pandemia diferentes asociaciones  empezaron a realizar webinarios como apoyo para las familias, encontré a Red Down México, pude afiliar a Santiago.

En una de las tantas pláticas escuché hablar de las terapias ABA, me llamaron  mucho la atención, hablaban de ayudar al niño(a) a desarrollar diferentes  habilidades y sobre todo a potencializar su lenguaje.

Platiqué  con Víctor, mi esposo y compañero de viaje, no dudamos en contactarnos con ellos para una entrevista y ver si podíamos comenzar una terapia ABA.

Conocimos a ABAteam

Logramos comenzar las terapias en línea con ABAteam y  ¡UF! cambió totalmente nuestro panorama; nos orientan, nos enseñan, y dan las herramientas necesarias para poder guiar a Santiago, llevamos menos de un año trabajando con ellas y nos hemos sorprendido de los avances que hemos tenido.

Es una gran satisfacción ver a nuestro Santi ir desarrollándose en todos los aspectos poco a poco, respetando sus tiempos y a su ritmo, hay cosas que se le facilitan más que otras pero no dudamos que con paciencia y perseverancia se lograran los objetivos.

Sabemos que  el camino es largo pero tenemos la fiel certeza que estamos en el indicado porque ABAteam ha sido una luz que llego a iluminarnos,  y como dice la canción si me dieran a elegir una vez más “lo elegiría sin pensarlo”.

“Porque nuestro hijo nos ha llevado a explorar rumbos que jamás hubiéramos imaginado, hemos tenido de todo: dolor, llanto, risas, pero sobre todo mucho amor”.

“Nos ha enseñado el verdadero significado de la vida, a ser más humildes, a ver las cosas ordinarias como algo extraordinario y a valorar cada día como una oportunidad para ser mejores seres humanos”.

 

Evelyn Jiménez

#TEAMSanti

ABAteam