Las Siete Dimensiones del Análisis Conductual Aplicado (ABA).

En el mundo del Análisis Conductual Aplicado existen siete líneas a través de las cuales se define y se procede para llevarlo a cabo.

En este blog hablaremos de las siete dimensiones definidas por Baer, Wolf y Risley  en 1968 que aún siguen vigentes y citadas en Cooper, Heron y Heward (2017).

¿Cómo proceder de forma analítico conductual?

Los profesionales que se dedican a la aplicación del ABA han de seguir ciertos criterios fundamentales para su manejo, esto es lo que le dará valor a su práctica:

Es aplicado, conductual, analítico, tecnológico, conceptualmente sistemático, efectivo y generalizable.

Punto por punto en el ABA…

Desglosemos cada dimensión de una manera parsimoniosa (entendible para todos):

-Aplicado.

Dentro de esta ciencia existe un compromiso, conseguir mejoras en conductas significativas que hagan progresar y mejorar la vida de las personas participantes o de las personas de su entorno. Para ello los profesionales eligen conductas objetivo.

Economía de fichas para conducta objetivo: Trabajo en mesa.

-Conductual.

Va dirigido a la conducta de interés, llevando a cabo el estudio de una manera directa, con medición en un ambiente natural y monitorizando las conductas de todas las personas implicadas en cada caso.

Observación directa.

 

-Analítico.

Es capaz de controlar si ocurre o no una conducta, demostrando que hay una relación funcional entre cada evento, aportando un cambio seguro y medible.

Análisis funcional.

-Tecnológico.

Sus procedimientos se determinan con suficiente detalle y claridad, esto hará que cualquier persona que tenga la oportunidad de replicarlo obtenga los mismos resultados.

Las herramientas pueden ser utilizadas por diferentes personas.

-Conceptualmente sistemático.

Cada procedimiento utilizado está derivado de los principios relevantes básicos, así se vuelve una disciplina integrada y sistemática, facilitando el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Procedimientos de intervención.

-Eficaz.

Existe una necesidad de producir cambios conductuales significativos para las personas implicadas como para las que están en su entorno.
Que cada cambio conductual genere un impacto real en el día a día.

Las actividades diarias.

-Generalizable.

La conducta enseñada en un ambiente mayormente controlado comienza a ocurrir en ambientes diferentes y sin los procedimientos de intervención iniciales.
También puede extenderse a otras conductas que no han sido directamente tratadas por la intervención.

Conductas en ambientes menos controlados.

Para poder llevar a cabo cada dimensión, los profesionales que la aplican también deberán  tener en cuenta ciertas características adicionales.

Siempre un extra en el ABA.

Estas características extras en el ABA aumentaran la importancia y el valor para los aplicadores y usuarios, permitiendo lograr mayores avances.

  • Se han de rendir cuentas de forma responsable y socialmente válida a través de la medición directa y frecuente.
  • No existen tratamientos ocultos, el tratamiento de la conducta es visible y público, en favor de varios grupos sociales.
  • Su aplicación requiere gran estudio, pero no es excesivamente complicado, es factible para ser llevado a cabo por distintas personas.
  • Proporciona herramientas reales y útiles; el “saber hacer” resulta inspirador para los profesionales, mostrando mejoras conductuales en sus consultantes.
  • Gracias a la visión de un potencial en los individuos lejos de las etiquetas, la medición y la visualización de resultados favorables de manera constante, los profesionales inmersos en el mundo del Análisis de la Conducta tienen excelentes razones para ser optimistas.

 

Por una práctica ética y basada en los criterios fundamentales de nuestra ciencia.

ABAteam

 

Referencias:

Cooper, J., Heron, T., & Heward, W. (2017). Análisis aplicado de conducta. Cádiz: ABA España. 

 

 

Conducta encubierta social y su influencia en el Síndrome de Down.

Marzo, mes en el que se promueve de manera más directa la concientización y el entendimiento sobre el Síndrome de Down, este blog espera ser un buen estímulo para generar nuevas conductas encubiertas en los lectores y contextos cercanos.

Nuestro deseo: ¡Qué se mantenga y evolucione a lo largo del tiempo!

Conducta encubierta.

El pensamiento, un proceso característico del ser humano ha sido relacionado con un proceso o estado de cosas internas, una actividad de un cerebro creador y manifestador.

Sin embargo, para nuestra ciencia natural, dista mucho de serlo, entremos más a detalle:

Existen “conductas que ocurren bajo la piel”  dijo Skinner.

Estas conductas (pensar/ emocionarse) pueden tratarse en términos conductuales, al igual que los eventos manifiestos, la única diferencia radica en el número de personas que pueden observarlos.

Definidos como:

Una o variadas condutas encubiertas, de una o incluso de varias personas, controladas por las contingencias del entorno (Núñez, Abalo, Estal y Froxán, 2012).

 Conductas entrenadas por la comunidad y el Síndrome de Down.

Desde la niñez, las personas somos entrenadas por la comunidad verbal, teniendo una historia de aprendizaje que llevado a involucrar estímulos y respuestas específicas como resultado de experiencias previas, aunque en ocasiones estas no sean visibles.

En el caso del Síndrome de Down, se han condicionado bastos estímulos, ¿Cuáles serían?

  • Son todos angelitos y muy cariñosos.
  • Son niños para toda la vida, muy tranquilos.
  • Tienen retraso mental profundo.
  • No llegan a leer o a adquirir habilidades académicas.
  • No pueden asistir a centros educativos ordinarios, ni llegar a desempeñar puestos de trabajo.

Por mencionar sólo algunos.

Ante estos estímulo existen ciertas respuestas que pueden expresarse como eventos manifiestos.

Conductas manifiestas hacia las personas con Síndrome de Down.

Teniendo en cuenta los anteriores aprendizajes adquiridos gracias a nuestra interacción constante con el contexto social, existen algunas conductas manifiestas a las cuales hemos sujetado a las personas con Síndrome de Down:

  • Sobreprotección 
  • Poco esfuerzo  para la enseñanza de habilidades escolares.
  • Privar de la posibilidad de crecer y permitirles vivir experiencias.
  • Dejar sin información a cerca de su vida sexual y afectiva.
  • Más aún, negarse a que mantengan una vida afectiva.
  • La existencia de pocas oportunidades de empleo.

Y tantas más, que están para replantearse. 

Ante aprendizajes poco funcionales, evitemos generalizar.

Como se puede notar cada estímulo condicionado socialmente ha llevado a producir respuestas poco funcionales para la inclusión y una visión real de las personas con Síndrome de Down.

Información antigua y que ahora carece de evidencia científica ha estancado la evolución social y el respeto por las diferencias.

Y si ya se visualizó, ¿Cuál es el siguiente paso?

Abrirse a nuevas experiencias, es adquirir nuevos aprendizajes.

Interactuar de manera directa. Las personas, incluyendo a las personas con Síndrome de Down son diversas, cada una con rasgos y habilidades particulares, deja que el otro te sorprenda:

  • Los derechos humanos son universales, hacerlos valer es importante.
  • En las escuelas y sociedad, se ha de dejar de esperar homogeneizar, existen las diferencias, respetarlas es prioridad.
  • Tratar con equidad.
  • Dejar de lado el trato preferente y favorable, apostar por reforzadores sociales cuando existan conductas funcionales.
  • Abrir oportunidades laborales, de acuerdo a las habilidades de cada persona.
  • Recordar, un diagnóstico no es definición.

¿Qué más propones tú? 

 

Te acompañamos

ABAteam

 

Referencia: 

Núñez, M., Abalo, I., Estal, V., & Froxán, M. (2020). Cuestiones filosóficas en torno al análisis de la conducta. En M. Froxán, Análisis Funcional de la Conducta Humana (págs. 53-96). Ediciones Pirámide.

 

 

 

 

 

 

El principio de Premack.

En ocasiones, como padres y profesionales nos hemos preguntado ¿Qué hacer para que una conducta aumente la probabilidad de ocurrencia? David Premack y Ann James Premack realizaron diferentes investigaciones y encontraron un principio basado en el valor que un individuo pone a un evento particular.

Postulado del Principio de Premack.

El principio de Premack nos dice que:

Una conducta de alta ocurrencia puede ser reforzante de otra de baja ocurrencia siempre y cuando la siga (Rodas, 2009).

Encontrando aquí los reforzadores de actividad, que hacen referencia a actividades que resultan placenteras para el sujeto y que al seguir de manera contingente a una conducta, aumentan la probabilidad de aparición (Olivares y Mendez,2014).

Principio de Premack

 

El valor de las actividades.

Según Premack, existen dos tipos de actividades:

  • La que es reforzante por sí misma.
  • La que obtiene el valor gracias a la contingencia (cuando hace posible la ocurrencia de otra).

De ahí que:

Si el acceso a una actividad más valorada depende de responder previo a la menos valorada, se producirá facilitación de la respuesta a la menos valorada. (Gutiérrez, Sandoval, Pereira y Caycedo, 1994).

En la aplicación habrá que reducir la disponibilidad de un evento valorado para incrementar la respuesta en la actividad a la que se otorga menos valor.

Para saber si la actividad es reforzante por sí misma y tiene un valor mayor, habrá que observar:

  • La interacción que tenga la persona con ello.
  • La probabilidad de elegirlo entre otras actividades.
  • El tiempo que pueda pasar realizando la actividad.
  • Sobre todo, el aumento en la tasa de respuesta.


¿Cómo presentamos el principio de Premack?

Para poner en la práctica este principio requerimos establecer la contingencia (cómo va a suceder), esto puede ser realizado de manera verbal o visual, presentando el orden de las actividades, dando una instrucción precisa.

“primero ____________________ luego________________”

Por ejemplo: Primero lava tu plato luego sales al patio.

Para ello habrá qué:

  1. Identificar las actividades de mayor y menor valor.
  2. Presentar en qué orden ocurrirán las actividades, de manera verbal y/o visual.
  3. Esperar a que se realice la actividad a la que se asigna un valor menor.
  4. Dar acceso a la actividad que tiene mayor valor.
Contingencia.

Beneficios del principio de Premack.

  • Ponemos en práctica el habla positiva.
  • Incrementamos la probabilidad de ocurrencia de conductas funcionales y deseadas.
  • Naturalizamos los reforzadores, ya que las intervenciones implican fundamentalmente la reestructuración del ambiente en el día a día.
  • Podemos aplicarlo incluso en nosotros mismos.

 

“Primero limpio la cocina, luego leo un capítulo de mi Cooper.”

 

Naturalizando la enseñanza de conductas funcionales.

ABAteam

 

Referencias:

Gutiérrez, C., Sandoval, M., Pereira, C., & Caycedo, C. (1994). La teoría de Premack y el análisis motivacional. Suma psicológica, 26-37.

Olivares, J., & Méndez, F. (2014). Técnicas de modificación de conducta. Madrid: Biblioteca Nueva.

Rodas, R. (2009). Análisis Conductual Aplicado. Manizales: Universidad de Manizales.

 

 

¿Has escuchado el termino conducta verbal? ¿Qué es lo primero que piensas al escucharlo? 

Seguramente, en algún punto, lleva a pensar en el habla o lenguaje, y es así, aunque también existe un amplio campo que se estudia a partir de ello, aquí te contamos un poco…

La conducta humana.

La mayor parte del repertorio conductual del ser humano está controlado por los efectos que genera en el ambiente, dentro de ello existen dos tipos:

  • La conducta que tiene efectos directos sobre el ambiente, mediante el contacto físico o directo (no vocal).
  • La conducta que no afecta el mundo físico de manera directa, sino que tiene la posibilidad de hacerlo a través de otras personas (verbal).

¿Qué es la Conducta Verbal?

Skinner en 1957 la definió como:

La conducta que es reforzada por la mediación de la conducta de otra persona.

Dentro de lo cual también propuso que el lenguaje es aprendido, y por lo tanto es adquirido, extendido y mantenido por los mismos principios de la conducta; puede explicarse en  termino de las relaciones funcionales que le gobiernan.

Lo que implica una interacción social entre un hablante y un oyente.

Hablante y oyente.

Las conductas del hablante y el oyente, tomadas en conjunto, forman lo que podría denominarse episodio verbal total (Skinner, 1957).

Los hablantes acceden al reforzamiento a partir de la lo que hacen los oyentes, para lo cual este último aprenderá a reforzar la conducta verbal.

Por lo tanto, cuando estamos frente a nuestros hijos y/o alumnos es necesario enseñar a reaccionar apropiadamente a los estímulos verbales producidos por los demás y comportarse verbalmente, como un hablante (Cooper, Heron y Heward, 2017), ambas habilidades son requeridas dentro del desarrollo. Entendiendo que la conducta verbal no siempre es vocal.

Aquí unos ejemplos:

Hablante y oyente (Cooper, Heron y Heward,2017).
Hablante y oyente (Cooper, Heron y Heward,2017).

Operantes Verbales 

La conducta verbal está basada en las relaciones funcionales, en los eventos que va a producir en el ambiente y en las variables que la conforman.

Dentro de ello Skinner clasifico 6 tipos de operantes verbales elementales o primarias:

  • Mando: El hablante solicita algo que necesita o desea.

“Dulce, por favor”.

 

El mando es importante para el desarrollo temprano del lenguaje, para las interacciones cotidianas entre niños y adultos, además es la operante que disminuye la aparición de conductas problemáticas.

  • Tacto: El hablante nombra lo objetos o acciones que puede percibir a través de sus sentidos.

“Huele a café”.

Da el repertorio verbal de todo lo que hay y existe.

  • Ecoica: El hablante repite la conducta verbal de otro hablante.

Yo digo “rojo” 

Tú dices “rojo”

Repetir las palabras de otros es esencial para aprender a nombrar objetos y acciones.

  • Intraverbal: El hablante responde con algo diferente a la conducta verbal de otro (puede ser una pregunta).

Yo digo “¿Cuántos años tienes?
Tú dices: “23 años”

Hace vislumbrar el anterior repertorio verbal del oyente.

  • Transcripción: Consiste en escribir y deletrear palabras habladas.

Yo digo: “El perro negro”

Tú escribes: El perro negro

El estímulo verbal hablado controla una respuesta escrita.

  • Autoclíticos: El hablante funciona como su propio oyente, en el análisis del cómo y por qué lo habla.

Escucho a un perro

Además de realizar un tacto, el hablante da mayor información del origen del mismo.

Todas estas respuestas han sido anteriormente entrenadas por una comunidad verbal, y reforzadas a partir de su papel como oyentes. Es así como se marca una diferencia entre la conducta verbal y otros tipos de conducta social (Peña y Robayo, 2007).

 

Por un repertorio conductual verbal que permita acceder a la interacción funcional en las familias.

ABAteam

 

 

Referencias:

Cooper, J., Heron, T., & Heward, W. (2017). Análisis aplicado de conducta. Cádiz: ABA España. 

Peña, T., & Robayo, B. (2007). Conducta Verbal de B.F. Skinner 1957-2007. Revista Latinoamericana de Psicología, 653-661.

Skinner, B. (1957). Verbal Behavior . Nueva Jersey: Prentice Hall, Inc.

 

 

 

 

Terapia ABA aplicada por ma-padres.

 

Terapia ABA: Aplicada por mamá, papá y/o cuidadores.

Para cerrar el 2021 con broche de oro queremos compartir una modalidad de trabajo ABA que fue parte fundamental en el equipo este año, amamos y seguro muchos de ustedes también.

Nos referimos a la terapia ABA aplicada por los ma-padres y cuidadores, Elizabeth López nos concedió una entrevista que ayudará a adentrarnos en este tema, comencemos.

Te presentamos a Elizabeth López…

Eli es mamá de una pequeña de 4 años, terapeuta en comunicación humana, apasionada del lenguaje, considera que la comunicación es la base de todo, en el desarrollo de cualquier ser humano.

Durante sus estudios tuvo la oportunidad de trabajar e interactuar con personas con Síndrome de Down y desde hace 16 años hasta ahora no ha parado.

Es BCaBA (Analista de Comportamiento Asistente Certificado), ha dedicado su vida profesional al Análisis Conductual Aplicado, gracias a esta ciencia comenzó a mirar de una forma distinta los procesos de enseñanza como especialista, amando y disfrutando lo que hace.

Comenta no sólo hacer uso de esta ciencia en el trabajo sino también en la crianza compartida con su familia, por ello sabe la importancia de los referentes en los procesos de nuestros alumnos, aquí la información…

Terapia ABA aplicada en casa y por la familia.

La terapia ABA que es llevada y aplicada por ma-padres se centra en personalizar un Currículum Funcional individualizado y adecuado para saciar las necesidades de nuestros alumnos y de los referentes.

A la familia y sobre todo a quienes quedarán al frente de la terapia, se les dota de las herramientas y procedimientos para poder enseñar a sus hijos.

Estas herramientas en algunas situaciones se usarán de manera directa en ambientes controlados, en otras situaciones de manera incidental, lo que en el ABA conocemos como enseñanza naturalista.

¿De dónde surge la terapia ABA aplicada por ma-padres? 

Esto surge a raíz de la evolución de la ciencia ABA, nos hemos dado cuenta de que los alumnos pasan mayor tiempo con sus padres o cuidadores y tiene mayor sentido y lógica poder formar a la familia de una manera muy única para poder disfrutar del desarrollo y adquisición de habilidades de los alumnos.

Además, una de las características principales del Análisis Conductual Aplicado es enseñar con intensidad; sabemos que a mayor intensidad mayores resultados, sobre todo en los inicios.

Sin embargo, en nuestro país aún no contamos con una cobertura médica social que pueda solventar los gastos de las terapias en general, al no tener esa cobertura lo que se empezó a hacer en algunos países, incluido en nuestro equipo, fue entrenar a los ma-padres en la aplicación del programa.

¿Qué necesitamos?

Ganas, apertura, consistencia, compromiso y sobre todo el esmero de conocer a su hijo, mucho más de lo que creemos que lo conocemos, porque conociendo a nuestros hijos, sabemos lo que les motiva y si partimos de la motivación vamos a poder enseñar muchas cosas.

Habrá que abrirse a modificar ciertas cuestiones de las dinámicas familiares, aceptar en ocasiones una crítica constructiva por parte del especialista para entender y modificar lo que no está siendo funcional para el logro de ciertos objetivos o habilidades de desarrollo; después experimentar con las nuevas herramientas y sorprenderte con lo qué pasa.

El proceso…

Para iniciar un proceso de terapia basada en ABA aplicada por ma-padres se requiere:

  • Hacer una evaluación funcional que nos de esa línea base por la que tenemos que partir con los padres de familia.

La evaluación nos ayudará a entender cuáles son las necesidades principales para que los referentes comiencen a enseñar y al mismo tiempo de disfrutar la crianza.

  • Se observa la interacción de los padres y el cuidador que va a estar a cargo.

Dependiendo de estas habilidades se decide la carga horaria de acompañamiento con terapeutas especializados. 

Se puede llevar una terapia semanal para dar seguimiento, una coordinación que apoya al terapeuta en la buena aplicación del programa individualizado y los procedimientos de enseñanza para el padre, madre o referente y un supervisor que revise los datos proponiendo las nuevas habilidades que se enseñarán y las nuevas necesidades que está teniendo el alumno y su familia.

La idea es que cada vez nos necesiten menos y puedan resolver de una manera más autónoma, en el equipo tenemos la satisfacción de ver la evolución de los padres y por ende en nuestros alumnos.

El equipo especializado que acompaña.

El equipo observa y escucha al padre para poder descubrir la ruta de inicio, ese mapa que tenemos que recorrer para que el padre llegue a sentirse lleno de las herramientas que necesita al enseñar y disfrutar este proceso con su hijo, para ello habrá que:

  • Identificar esas necesidades de los padres.
  • Contar con los procedimientos basados en evidencia para podérselos transmitir.
  • Cuidar dar el seguimiento basado en datos para ir decidiendo cual es el siguiente paso para cumplir con los objetivos.
  • Identificar las áreas de oportunidad, que se fortalecerán mediante el modelo o alguna estrategia como lo es el juego de roles entre terapeuta y mamá/papá o cuidadores.
  • Mostrar el recorrido desde el inicio hasta la situación presente.

Beneficios de ser ma-padre aplicando terapia ABA.

Se genera un estado de bienestar en la dinámica familiar, la terapia basada en ABA tiene que estar marcando constantemente de manera rápida cambios de mejoras en las vidas de las familias con las que trabajamos.

  • Sus hijos mostrarán las conductas aprendidas en todas las áreas del desarrollo, no solamente en casa, sino también en otros contextos dónde interactúen.
  • Los hermanos de nuestros alumnos comenzarán a igualar la atención, porque se sienten participes de este desarrollo.
  • Existirá autonomía en el padre para tomar decisiones cuando su hijo esté teniendo un comportamiento inadecuado, tendrá las herramientas para llevarlo y acompañarlo desde el respeto, entendiendo el porqué de las conductas.

Retos durante el proceso.

Al iniciar este camino existen distintos desafíos que con constancia, trabajo, amor y respeto pueden superarse:

  • Comprender el desarrollo individual en cada alumno; puede que la edad o el diagnóstico sea el mismo, sin embargo, el alumno es único por ende tendrá un proceso distinto al de los demás.
  • La consistencia y crear el nuevo hábito de enseñar, marcan una pauta importante para el aprendizaje de cada ser humano.
  • La presencia en el día a día para poner en práctica herramientas en cada uno de los espacios de interacción.
  • La basta desinformación que existe a cerca de la terapia ABA, existen mitos circundando inclusive entre profesionales, los padres están expuestos a ellos.
  • El contraste conductual en diferentes ambientes; sobre todo si existen referentes a los que les cueste adaptarse a las nuevas sugerencias (en caso de existir, el equipo se da el tiempo de entrar en esos contextos y dar las herramientas necesarias).

Principales experiencias de Eli en este acompañamiento.

 

“El ser madre y poder enseñar a los padres me ha ayudado a tener una empatía, entiendes al padre y a la madre durante el proceso”.

 

“El vínculo que se crea entre las familias y el equipo del trabajo, debe de llevarse siempre con sinceridad, si se nos comunica, tenemos las herramientas y los procedimientos para apoyarles”.

 

“El respeto, los límites amorosos y la sinceridad son pautas fundamentales para tomar las mejores decisiones en beneficio de la familia, esto permite que el terapeuta pueda seguir enseñando con eficacia y disfrutando del trabajo”.

 

“Ver la evolución entre los terapeutas, coordinadores, supervisores del equipo, es grato; vamos conectando con la misma mirada hacia las familias, acompañando y viviendo los mismos resultados; escuchamos primeras palabras, primeras canciones, primeras lecturas funcionales, que escribieron una carta, todo se va materializado…”

 

Si la ciencia evoluciona, el equipo evoluciona por las necesidades de cada familia.

Elizabeth López

ABAteam

 

 

 

 

Mitos y Realidades de la Extinción.

Si estás inmerso en el mundo del Análisis Conductual Aplicado seguro haz escuchado el término extinción, en el presente blog traemos mayor información  y pondremos en tema algunos mitos que se han formado en torno, vamos a ello.

¿Qué es Extinción?

El termino extinción hace referencia a:

La interrupción del reforzamiento de una conducta previamente reforzada, como resultado, la frecuencia de esa conducta disminuye en un futuro (Cooper, Heron y Heward, 2017).

Si hablamos de conductas que previamente fueron reforzadas, la extinción depende de identificar las consecuencias reforzantes.

Para ello las evaluaciones funcionales son de gran ayuda, ya que si nos asociamos a la función de la conducta, la intervención suele ser eficaz, pues se realiza el procedimiento adecuado.

Procedimientos de Extinción.

Podemos tratar conductas que se han mantenido por reforzamiento:

  • Positivo, al no seguir produciendo el reforzador que mantenía la conducta.

Extinción conductual mantenida por reforzamiento positivo.

  • Negativo, cuando las conductas no permiten salir de lo que se pretende evitar con ellas.

  • Automático, eliminando o enmascarando la consecuencia sensorial.

La aplicación asertiva y sistemática, llevarán a la disminución de las conductas objetivo.

A pesar de las aportaciones, este procedimiento puede llegar a ser mal entendido, por ello comenzaremos a desmitificar y resolver algunas dudas que pudieran surgir.

Ignorar vs extinción conductual.

Según la Real Academia Española (RAE) ignorar hace referencia a:

No hacer caso de algo o alguien, o tratarlos como si no merecieran atención.

Si bien durante la extinción , en ocasiones retiramos atención, el fin dista mucho de “no hacer caso”, ya que la persona que aplica el procedimiento está en constante observación de la conducta, esto ayudará a  hacer el análisis funcional, permitiendo retirar la presencia del reforzador.

Entendiendo que lo que refuerza, no siempre es la atención.

La extinción es suficiente para la modificación conductual.

Existe evidencia de que el procedimiento es efectivo, sin embargo, hay ciertos factores que vislumbrar para su uso eficaz:

  • Identificar de manera correcta el reforzador para así interrumpir su presentación.
  • La interrupción del reforzamiento, incluye no reforzar en ocasiones.
  • Incluir a las personas cercanas y relevantes en el proceso para evitar reforzar las conductas.
  • Mantener el procedimiento de manera permanente ante una misma conducta.

Y destacar de manera puntual:

  • Es importante combinar la extinción con otros procedimientos, como los programas de reforzamiento, para el aprendizaje de conductas alternativas.

La conducta aumentará en intensidad.

Aun cuando el fin de la extinción es la disminución de conductas, es importante considerar que existen algunos efectos al iniciar el procedimiento.

  • La conducta disminuye gradualmente.
  • En un inicio existe un aumento de frecuencia y magnitud de respuesta conductual, ya que busca obtener la función habitual.

Atendiendo lo anterior:

  • Habrá procedimientos que comiencen de manera gradual, iniciando de a poco para ir aumentando en frecuencia y duración.

Además de ello habrá que tomar en cuenta algunas variables que podrían generar resistencia.

¿Qué puede afectar la resistencia a la extinción?

Hablamos de resistencia cuando una conducta se presenta con mayor temporalidad durante el procedimiento de extinción.

¿Por qué puede ocurrir?

  • La conducta era reforzada de manera interrumpida y cada cierto tiempo (refuerzo intermitente).
  • Existen situaciones ambientales que motivan a la conducta antes de que aparezca (operaciones motivadoras).
  • La conducta lleva un tiempo de habituación prolongado antes de entrar al procedimiento de extinción.
  • Se ha puesto en extinción antes y luego se entrego nuevamente en reforzador.
  • La conducta es de fácil ejecución y demanda un esfuerzo mínimo de quién la realiza.

 

Dado lo anteriormente expuesto, se requiere un profesional experto en el tema que apoye a las familias y otros profesionales en la aplicación, atendiendo que las intervenciones que reciban los alumnos y personas cercanas estén basadas en su caso particular, el respeto y la evidencia científica.

 

 

Derrumbando mitos

ABAteam

 

Referencia:

Cooper, J., Heron, T., & Heward, W. (2017). Análisis aplicado de conducta. Cádiz: ABA España. 

 

 

 

 

Terapia Miofuncional en personas con Síndrome de Down.

En el mes de concientización sobre el Síndrome de Down, traemos un blog con ciencia y conducta verbal de la mano de Ana Belén López,  nuestra especialista en terapia miofuncional.

La terapia miofuncional tiene un amplio campo de aplicación, pero en esta ocasión haremos referencia al impacto que genera en las personas con Síndrome de Down.

Te presentamos a Belén López… 

Belén es amante del lenguaje y las terapias basadas en evidencia.

Licenciada en terapia de comunicación humana, especialista en el trabajo miofuncional y  estructuras de la cavidad oral, cuenta con certificaciones en PROMPT y un Máster en ABA España.

Es amante de los sistemas aumentativos y alternativos de comunicación, principalmente PECS, de ahí que nos brinda una entrevista para introducirnos a su trabajo y experiencia.

¿Qué es la Terapia Miofuncional?

Según Corral (2010) la terapia miofuncional es:

Una nueva herramienta o modalidad terapéutica, que complementa la mejoría integral del ser humano, tanto desde la perspectiva de corrección del desequilibrio muscular y funcional maxilofacial como del equilibrio en el  sistema estomatognático y la prevención de la disfunción orofacial.

El funcionamiento del sistema estomatognático se centra en:

  • Estructuras fono-articulatorias (dientes, lengua, labios, mejillas, paladar, glándulas salivales, úvula, etc.).
  • Músculos de la cara (más de treinta).
  • Huesos craneales y maxilar- mandibular.

Dentro de las funciones de esta especialización, se observa:

  • Respiración
  • Masticación/deglución.
  • Habla junto con fonación.
  • Control de secreciones nasales y salivales.

El análisis que se genera es para poder determinar alteraciones diversas en cualquier persona.

En el caso del Síndrome de Down…

Las personas con síndrome de Down tienen características genotípicas y fenotípicas bien definidas a nivel estructural y a nivel hipotonía muscular, por ello podemos anticiparnos a ciertos puntos a observar y a trabajar.

Podríamos hablar de ciertas generalidades dentro de ello, si bien, requerimos ir caso por caso, se puede presentar:

  • Hipoplasia.
  • Hipoplasia maxilo-mandibular.
  • Tabique nasal estrecho y corto.
  • Hipotonía generalizada en todos los músculos faciales.
  • Paladar ojival.
  • Alteraciones en el desarrollo de las estructuras faciales.
  • Hipoacusias.

A causa de ello, los músculos pueden llegar a no tener la fuerza y la coordinación necesaria para realizar actividades primarias como lo es la lactancia/alimentación.

Sin embargo, si se inicia en una intervención temprana y con un adecuado abordaje, se puede guiar a la familia y dar técnicas para poder llevarlo a cabo.

¿Cómo iniciar? 

Un diagnóstico nos puede servir como guía de observación, sin embargo, no es condicionante ya que sabemos que la funcionalidad de cada ser humano es distinta.

Se realiza una evaluación de la parte anatómica y funcional que va desde:

  • La observación directa de:
    • La postura
    • Las estructuras faciales.
  • Un análisis clínico (si la persona lo permite):
    • Palpación de articulaciones y músculos faciales.
  • Explorar los hábitos orales y alguna alteración hormonal, metabólica, respiratoria o de sueño.

 

Una vez detectados los objetivos podemos iniciar el trabajo con distintos instrumentos como lo son las manos para masaje facial y los vibradores faciales a cierta frecuencia para trabajar directamente con el músculo.

ABA y Terapia Miofuncional.

Todo lo que hacemos es conducta, por lo tanto desde la terapia Miofuncional también podemos utilizar los principios del Análisis Conductual Aplicado.

Por ejemplo:

  • En caso de que algún pequeño presente reactividad sensorial, se puede trabajar en un emparejamiento de estímulos para que permita el toque facial.
  • Buscamos operaciones motivacionales para que existan diferentes acercamientos a movimientos orales con diferentes objetos –pasar de mamila a popote-.
  • Se establecen programas de reforzamiento y reforzadores específicos para cada objetivo.
  • Al igual que en el ABA se toman datos para monitorear el criterio de respuestas, como sabemos todo lo observable se puede medir y nos permite dar seguimiento puntual.

Cada intervención dada a las familias y alumnos busca ser beneficiosa y funcional.

Beneficios de la Terapia Miofuncional en el Síndrome de Down.

Con una adecuada intervención y seguimiento, las personas con Síndrome de Down se benefician teniendo una calidad de vida adecuada en:

  • Habilidades motoras orofaciales básicas.
  • Habilidades en cuanto a comunicación y desarrollo social.

Tienen las bases para lograr los siguientes pasos en su desarrollo.

Experiencias y aprendizajes de Belén.

“Todo cambia muy rápido y en mi experiencia es importante siempre estar informados, investigando, saber de dónde viene lo que aplicamos y si existe sustento teórico y práctico, para poder ser utilizado en beneficio de los demás.”

“El ver que las familias se sienten satisfechas con los logros, es muy grato, el interés que le ponen es mi reforzador.”

 

Por más familias informadas para intervenciones tempranas.

Belén López
ABAteam

Referencias:

Corral, N. (2010).Manual de terapia Miofuncional: Prevención, evaluación, diagnóstico y tratamiento de desórdenes orofaciales. Santo Domingo: UNIBE.

 

 

 

Reforzamiento: Cambio conductual y aprendizaje.

En esta entrada del blog nos centraremos en uno de los principios básicos de modificación conductual: el reforzamiento.

El reforzamiento es un componente esencial para el cambio conductual y el aprendizaje, una vez realizada la evaluación funcional, y entendiendo que la conducta es en relación con el ambiente.

¿Qué es reforzamiento?

El reforzamiento es una consecuencia inmediata que sigue a una conducta, haciendo que esta se repita en el futuro, Miltenberger (2017) lo explica de la siguiente manera:

El reforzamiento es el proceso mediante el cual una conducta es fortalecida por las consecuencias que le siguen. Estas consecuencias deben seguir a la conducta de manera inmediata y fiable. Cuando una conducta es reforzada por sus consecuencias, es más probable que ocurra de nuevo en el futuro.

Puede presentarse:

  • Por las interacciones naturales en el contexto.
  • Puede ser planificado por parte de un programa de modificación de conducta.

Tipos de reforzamiento.

Existen dos tipos de reforzamiento:

Positivo: Ocurre cuando una respuesta es seguida por un estímulo placentero y motivante.

Miltenberger,2017
Ejemplo

 

Negativo: Se da ante la disminución o eliminación de un estímulo aversivo.

Miltenberger,2017
Ejemplo

Como vimos en ambos ejemplos, el reforzamiento hará que la conducta vaya en aumento y se repita con mayor frecuencia.

El reforzamiento puede ser entregado por dos vías:

Automático: Ocurre de manera independiente a la mediación de otros individuos (Cooper, Heron y Heward, 2007). La mayoría de las ocasiones suelen tener consecuencias sensoriales.

  • Ejemplo: Bailar tu música favorita mientras nadie te observa.

Social: Se produce una consecuencia reforzante a partir de las acciones de otras personas. (Miltenberger, 2017).

  • Ejemplo: El papá de Lucy le hace cosquillas y la abraza constantemente después de haber verbalizado por primera vez “papá”.

Los reforzadores que pueden estar presentes tienen diferentes clasificaciones.

Clasificación de los reforzadores.

Según Cooper, Herón y Heward (2017) los reforzadores se clasifican por su origen y por sus propiedades formales:

  • Por su origen:

Incondicionado: No requiere una historia de aprendizaje y son el producto de una historia evolutiva.

Por ejemplo: Una persona con sed toma agua.

Condicionado: Es un estímulo anteriormente neutro que a través de una historia de aprendizaje adquiere la capacidad de reforzar.

Por ejemplo: El dinero que ganamos por nuestro trabajo, es importante porque da acceso a otras experiencias.

  • Por sus propiedades formales:

Comestibles: Porciones de comida o aperitivos.

Sensoriales: Vías de estimulación a los sentidos, como la música.

Tangibles: Diversos objetos o materiales.

De actividad: Actividades diarias, como visitar a los abuelos.

Sociales: El contacto físico y cercanía con otras personas.

Cada uno de estos reforzadores podrán generar el aprendizaje de muevas conductas tomando en cuenta ciertos factores.

Factores que afectan el reforzamiento.

Miltenberger (2017) menciona que la efectividad del reforzamiento está influida por una serie de factores:

Inmediatez: El reforzador debe estar presente inmediatamente después de que ocurra la conducta.

Contingencia: Cuando la respuesta va seguida siempre de manera inmediata por una misma consecuencia, es más probable que se produzca.

Operaciones motivadoras: Alteran el valor del reforzador.

  • Cuando tenemos acceso al reforzador constantemente y en cualquier situación , pierde efectividad. 
  • Cuando sólo existe acceso al reforzador  en presencia de la conducta, se vuelve mayormente efectivo.

Diferencias individuales: Los reforzadores varían de una persona a otra, depende de sus gustos e intereses para ser motivante.

Magnitud: Una mayor cantidad de reforzador fortalece el comportamiento en mayor medida.

Elegir el reforzado y saber cuándo y cómo entregarlo es la clave para el aprendizaje de nuevas conductas.

 

Por un aprendizaje motivante cuya base principal sean los reforzadores.

ABAteam

 

Referencias:

Cooper, J., Heron, T., & Heward, W. (2017). Análisis aplicado de conducta. Cádiz: ABA España. 

Miltenberger, R. (2017). Modificación de la Conducta: Pricipios y procedimientos. Madrid: Pirámide.

Inclusión Educativa con ABA.

En ABAteam exite un tema que nos apasiona : La inclusión educativa.

Por medio de este blog daremos entrada al mundo de la Inclusión educativa desde el ABA.

Karla Sánchez coodinadora del departamento de inclusión ABAteam nos habla de su experiencia y trabajo diario para hacer de este mundo, un mundo para todos.

Conoce a Karla.

Comencé desde muy joven a interactuar con niños y me gustó, por esta razón decidí estudiar Educación preescolar, me motivaba mucho la idea de dejar una semilla en este mundo, generar un cambio en nuestra sociedad, en el trato y la inclusión de las personas.

La vida me encaminó hacia el trabajo inclusivo, apostando siempre por el sentido de justicia y equidad. Me doy cuenta de que no siempre es para todos y que aún nos falta un largo camino por recorrer y sobre el cual trabajar.

Inclusión educativa.

Para lograr una verdadera inclusión aún se requiere mucho trabajo, si bien, hay bastantes más familias y profesionales tomando acción, aún seguimos derribando mitos acerca de la discapacidad.

Conozcamos la definición de Inclusión educativa que propone la UNESCO:

“La inclusión se ve como el proceso de identificar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de la mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, y reduciendo la exclusión en la educación”.

De igual manera la UNESCO propone cambios dentro de los contenidos educativos que permitan a todos los niños acceder a la educación:

“Involucra cambios y modificaciones en contenidos, aproximaciones, estructuras y estrategias, con una visión común que incluye a todos los niños/as del rango de edad apropiado y la convicción de que es la responsabilidad del sistema regular, educar a todos los niños/as”.

A pesar de esta apertura a la flexibilidad en contenidos y creación de nuevos paradigmas aún nos enfrentamos a multiples barreras.

Retos en la inclusión educativa.

Algunos de los principales retos a vencer en la inclusión educativa son: la desinformación y la falta de acción, esto debido a que en algunos centros educativos aún nos encontramos con multiples obstáculos para la creación de un diseño de aprendizaje que beneficie a todos.

Estas barreras para el aprendizaje y la participación (BAP) son definidas por Covarrubias (2019) como:

“Todos aquellos factores del contexto que dificultan o limitan el pleno acceso a la educación y a las oportunidades de aprendizaje de niñas, niños y jóvenes. Aparecen en relación con su interacción en los diferentes contextos: familiar, escolar, social, político, económico, institucional y cultural”.

Dentro del contexto escolar la Secretaría de Educación Pública en 2012 clasifica las BAP de la siguiente manera:

  • Actitudinales: Predisposición aprendida a responder  favor o en contra de una persona o un hecho social.
  • Organización: Orden y rutinas de trabajo que se implementan, y a la distribución de tiempo y espacio.
  • Físicas: Aspectos de infraestructura que puedan generar un problema para accesibilidad de la información o las instalaciones.
  • Pedagógicas: Predisposición con respecto a las prácticas pedagógicas desde una enseñanza homogeneizada
  • Curriculares: Aspectos normativos y de legislación que rigen la vida de los centros educativos.
  • Ideológicas: Creencias preconcebidas/ prejuicios ante una persona o situación.

Minimizando las barreras con ABAteam

Desde ABAteam buscamos la actualización y la continua formación para los profesionales que colaboramos en el equipo, compartiendo estrategias, manteniendo la participación activa tanto de las familias como de la escuela y equipo terapéutico.

  1. Mantenemos siempre presente que cada persona aprende de forma distinta, cada uno con habilidades y áreas de oportunidad diversas.
  2. Tomamos en cuenta la flexibilidad.
  3. Ponemos como principal foco de atención la motivación de cada alumno.
  4. Damos las ayudas necesarias para consolidar un aprendizaje, siendo muy cuidadosos de no ser una barrera para el pleno acceso de los alumnos a la educación.
  5. Generamos experiencias significativas para que el aprendizaje llegue a la generalización.

Un ejemplo de lo anterior es la segmentación de tareas:

  • Dividimos la tarea en pasos para llegar a un objetivo.
  • Damos las ayudas necesarias.
  • Creamos un programa de reforzamiento.

Cada intervención realizada en la inclusión escolar se fundamenta en los principios en los principios del Análisis Conductual Aplicado (ABA).

El ABA y la inclusión educativa.

Tener nuestro foco en los principios fundamentales del ABA nos permite analizar la habilidades previas del alumno y así darnos cuenta de cuáles son las posibes barreras que enfrenta en particular, así podemos diseñar los ajustes necesarios para eliminar o minimizar estas barreras.

Algunas intervenciones realizadas son:

  • Reforzamiento

El reforzamiento es el proceso mediante el cual una conucta es fortalecida por las consecuencias que le siguen (Miltenberger,2017).

  • Operaciones motivacionales

Una operación motivacional es un elemento de ajuste que influye en la probabilidad de que se produzca una respuesta o no; prepara y organiza (Cooper,Heron y Heward, 2007).

  • Ayudas

Procedimientos de control de antecedentes para aumentar un comportamiento, creando las condiciones adecuadas para que se produzca (Miltenberger,2017).

Experiencias de Karla en el trabajo inclusivo.

“Dejarme sorprender y emocionar por cada logro de cada uno de mis alumnos”.

“Es importante plantear objetivos, sin embargo, cuando el alumno rebasa tus expectativas es un orgullo darte cuenta de que en ocasiones lo que hace la diferencia es creer en ellos, en que son capaces de lograr lo que se propongan con las herramientas necesarias para derribar las barreras que existen alrededor”.

“Mi profundo agradecimiento a este bello team que me permite realizarme como profesional haciendo lo que me apasiona, pero también motivándome a seguir aprendiendo. Me siento verdaderamente afortunada de colaborar con cada alumno que me deja grandes aprendizajes y satisfacciones, cada familia que me permite entrar a su hogar y a sus vidas, y por su puesto a cada uno de mis compañeros con los que he tenido el privilegio de colaborar…soy un ser afortunado”.

 

Somos profesionales buscando, no solo sensibilizar, sino actuar en beneficio de cada alumno que está en nuestras manos.

Karla Sánchez

ABAteam

 

Referencias:

Cooper, J., Heron, T., & Heward, W. (2017). Análisis aplicado de conducta. Cádiz: ABA España.

Covarrubias Pizarro, P. (2019). Barreras para el aprendizaje y la participación: una propuesta para su clasificación. En J.A. Trujillo Holguín, A.C. Ríos Castillo y J.L. García Leos (coords.), Desarrollo Profesional Docente: reflexiones de maestros en servicio en el escenario de la Nueva Escuela Mexicana (pp. 135-157), Chihuahua, México: Escuela Normal Superior Profr. José E. Medrano R.

Miltenberger, R. (2017). Modificación de la Conducta: Pricipios y procedimientos. Madrid: Pirámide.

SEP. (2012). Educación pertinente e inclusiva. La discapacidad en educación indígena.México: Secretaría de Educación Pública.

 

 

Evaluación Funcional: ¿Por qué ocurre una conducta?

Si tienes la inquietud  de saber por qué se presenta y mantiene una conducta este blog es para ti.

Anteriormente en nuestra entrada “Hablemos de conducta” se abordó la importancia de la interacción entre conducta y ambiente. El día de hoy entraremos más a fondo, esto nos permitirá entender la presencia de conductas ante ciertos factores/estímulos ambientales y la relación con las consecuencias que se presentan ante ello.

“Un principio básico de análisis de conducta es
que la conducta está regida por las leyes del aprendizaje. Independientemente de si el comportamiento es deseable o no, su ocurrencia es controlada por
variables ambientales, es decir, es una función de
variables ambientales” (Miltenberger, 2017).

La forma de reconocer e intervenir en estas variables ambientales es a través de la evaluación funcional.

Evaluación funcional.

La evaluación funcional es un proceso de observación para recabar información que nos da acceso a lo que ocurre antes (antecedente) y después de una conducta (consecuencia) para vislumbrar la relación que tienen en su aparición.

Estas variables nos dan la información necesaria para comprender el aprendizaje y mantenimiento de una conducta determinada, teniendo en cuenta la función.

Son definidas por Froxán, Andrés, Estal, Pereira y Trujillo (2020):

  • Antecedente: Estímulo o conjunto de estímulos que preceden y  están presentes cuando se emite una conducta, son descriptivos.
  • Consecuencia: Estímulo o conjunto de estímulos que siguen a la conducta que se quiere analizar, afectando para que aumente o disminuya.

El aprendizaje y establecimiento tienen que ver con dicha interacción. Si el estímulo que sigue a la conducta es agradable y/o satisfactorio, es probable que la conducta se vuelva a repetir ya que estará cumpliendo su función.

En el ejemplo anterior la respuesta es: Si, es probable que la conducta se repita. A pesar de que la mamá muestra  molestia ante la conducta, Rita consigue lo que necesitaba a través del llanto y pataleo; está cumpliendo su función.

Función de la conducta

Se habla de funcionalidad de conducta cuando la aparición de uno de los elementos (el antecedente, la conducta o la consecuencia) está en relación y en secuencia. Ya que existe la probabilidad de que la aparición de uno de los elementos implique la aparición del otro, así como la probabilidad de que si
uno no aparece tampoco aparezca el otro (Froxán, Andrés, Estal, Pereira y Trujillo, 2020).

Por ende el objetivo principal de una evaluación conductual es dar cuenta de la función que está teniendo la conducta dentro de un contexto para poder incidir en él.

Las cuatro funciones de la conducta.

Se identifican cuatro clases de funciones o reforzadores de la conducta según Miltenberger (2017) quien retoma también a Iwata et al. (1993):

  • Social positivo: Frecuentemente lleva el acceso a atención o a la obtención de actividades u objetos preferidos por parte de otra persona.

  • Social negativo: Cuando la otra persona finaliza una interacción, tarea o actividad que resulta poco interesante o aversiva después de una conducta, se produce evitación.

  • Automático positivo: Cuando no está mediada por otra persona, sino que ocurre como un efecto directo de la propia conducta produciendo sus propias consecuencias, algunos comportamientos producen estimulación sensorial.

  • Automático negativo: Cuando el comportamiento reduce o elimina de forma automática un estímulo aversivo, sin la intervención de una tercera persona.

Evaluación funcional y cambio de conducta.

Una vez realizada esta evaluación funcional, teniendo claros los antecedentes, conductas y consecuencias, se puede realizar intervenciones funcionales encaminadas a modificar conductas objetivo, generando un impacto positivo y significativo al contexto de cada persona.

Estas intervenciones son hechas para incidir en los antecedentes y las consecuencias, trayendo como resultado conductas alternativas más apropiadas.

Ya que a partir de programas de reforzamiento, extinción o cambios en antecedentes, se retira la función de la conducta.
Por más intervenciones que partan de análisis experimentales, permitan
acceder a relaciones funcionales y cambios conductuales significativos.

ABAteam

Referencias:

Froxán, M., Andrés, N., Estal, V., Pereira, G., & Trujillo, C. (2020). Desarrollo del análisis funcional de la conducta humana en contextos naturales. En M. Froxán, Análisis funcional de la conducta humana (págs. 98-161). Madrid: Pirámide.

Miltenberger, R. (2017). Modificación de la Conducta: Pricipios y procedimientos. Madrid: Pirámide.