Inclusión educativa: Celebrar la diversidad.

La diversidad es una característica natural en el ser humano y en todo lo que habita el mundo; se manifiesta en cada una de las áreas de vida.

Estar preparados para atenderla requiere un trabajo arduo como sociedad, venciendo viejos esquemas de pensamiento que tienden a homogeneizar, abriendo la puerta a la celebración de las diferencias y al enriquecimiento personal que proporciona reconocer al otro en la propia existencia.

Inclusión educativa

Si la diversidad es algo inherente, las instituciones educativas y en general todos los actores que participamos, estamos a cargo de crear ambientes que propicien una participación activa y provechosa de cada uno de los individuos.

Esta preparación conlleva a la existencia de condiciones favorables para que cada quien pueda acceder a un aprendizaje significativo y que lleve ante todo a igualdad de oportunidades, dando a cada uno lo que necesite para lograrlo.

“La inclusión comienza aceptando las diferencias, celebrando la diversidad y promoviendo el trato inclusivo en cada alumno…eliminando las barreras de participación, propiciando así la búsqueda de estrategias, metodologías y espacios incluyentes, de manera que esto sea una realidad” (González, Gozález y Navarro,2017).

Inclusión educativa vs integración.

Existe una amplia brecha entre integración e inclusión, ya que la primera denota estar dentro de un contexto pero no significa tener acceso a lo que recide en él, se puede estar dentro de la escuela sin tener la oportunadad de participación.

La inclusión va más allá del discurso; exige transmitir e integrar nuevos objetivos, crear nuevos contextos y nuevas formas de hacer fluir el  aprendizaje en comunidad y de manera multidisciplinaria.

Modifiquemos el contexto.

Llegar a una realidad inclusiva requiere hacer un cambio profundo en las instituciones y en el pensamiento de las personas que participamos en ella,  incidir en la promoción de contextos libres que eliminen las barreras de participación y aprendizaje.

De esta manera se permitirá el acceso a todas las actividades con diferentes ritmos de aprendizaje, estilos y motivaciones para el desarrollo.

Es de suma importancia emplear las fuentes de información científica que permitan mantenerse actualizado respecto a la inclusión  y a lo que se requiere para satisfacer las necesidades educativas de todos los alumnos.

 

Apostemos por la inclusión, nos beneficia a todos:

“La inclusión educativa contribuye al desarrollo de sociedades más justas, democráticas y solidarias” (Echeita y Duk, 2008).

 

 

Por un mundo inclusivo

ABAteam

 

Referencias:

Echeita, G., & Duk, C. (2008). Inclusión Educativa. Revista Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, 1-8.

González, D., González, M., & Navarro, Y. (2017). Teorías que promueven la inclusión educativa. Atenas, 90-104.

Trastorno del Espectro Autista: Conoceme, reconoceme y acompañame.

Conoce mi mundo, reconoceme en tu mundo y acompañame siendo parte de él.

El trastorno del espectro autista (TEA) se define como una alteración del  desarrollo, que consta de un conjunto amplio de factores que afectan al neurodesarrollo, dando lugar a dificultades en la comunicación e interacción social, así como la flexibilidad del pensamiento y de la conducta” (Ruíz & Muñoz, 2021).

Las características mencionadas son parte de las personas con TEA, sin embargo hay que considerar que éxisten tantas peculiaridades como individuos en el mundo, teniendo así una diversidad dentro de un núcleo común.

Por ende cada una de las personas que presenten TEA tendrán diferentes necesidades y objetivos a cumplir, demos un vistazo al núcleo común.

Características del núcleo común en el Trastorno del Espectro Autista.

Las necesidades de aprendizaje en personas con TEA según la Adaptación de Jordan y Powel (1992) son las siguientes:

  • Hipersensibilidad o hiposensibilidad.
  • Hiperselectividad: Atención del túnel.
  • Dificultad para narrar o memorizar una historia.
  • Dificultad para generalizar aprendizajes en situaciones nuevas.
  • Frustración para recurrir a alternativas nuevas.
  • Dificultades en la interacción con otros.
  • Dificutades en la comunicación y expresión de necesidades.
  • Interactuan sólo con las propiedades físicas de los juguetes, careciendo de juego simbólico o imaginativo.

A pesar de contar con estas características, dentro del amplio espectro en el autismo cada persona puede contar con características propias.

Es así que para garantizar una cálidad de vida se requieren intervenciones basadas en ciencia y encaminadas a objetivos individuales, concretos y especializados para cada uno.

Las intervenciones para el Trastorno del Espectro Autista.

Las intervennciones que se proponen llevar a cabo para que las personas con Trastorno del Espectro Autista tengan una mayor cálidad de vida deben tener la capacidad de asegurar los mejores resultados posibles.

Cuesta, Sánches, Orozco, Valenti y Cottoni (2016) proponen las siguientes:

  • Intervenciones individualizadas tomando en cuenta intereses, capacidades y necesidades.
  • Programas dirigidos a potenciar el desarrollo personal en todos los ámbitos de la vida cotidiana.
  • Personal capacitado que conozca la forma de construir aprendizaje y e desarrollo social.
  • Tareas organizadas en pequeños tramos de dificultad gradual, ofreciendo en un inicio todas las ayudas necesarias.
  • Se debe partir del principio de funcionalidad de aprendizaje, para que el aprendizaje sea útil en el ambiente en que se desenvuelve.
  • Los materiales deberán ser adaptados a cada persona.
  • Empleo eficaz de de técnicas conductuales basadas en ciencia.

Acotando tomar en cuenta siempre lo más importante:

Las personas con TEA han de ser tratadas, por encima de su condición de discapacidad, como personas, lo cual conlleva unos valores éticos y de respeto a su dignidad que deben guiar toda la intervención y acompañamiento

Por ende para acompañar y proveer una mayor calidadde vida Vidriales, Hernández, Plaza, Gutiérrez y  Cuesta (2017) plantean:

  1. Dar acceso a un diagnóstio temprano junto a una atención especializada.
  2. Disfrutar de recursos educativos y comunitarios, adecuados a las necesidades y preferencias individuales.
  3. Disponer de una amplia red de apoyo social que fomente la participación e inclusión en la comunidad.

 

Por ellos, por nosotros y por todos.

Hagamos conciencia y acompañemos.

ABAteam

 

Referencias:
  • Cuesta, J., Sánches, S., Orozco, M., Valenti, A., & Cottoni, L. (2016). Trastorno del espectro del autismo: intervención educativa y formación a lo largo de la vida. Psychology, Society, & Education, 157-172.
  • Jordan, R. y Powell, S. (1992). Las necesidades curriculares especiales de los niños autistas. Habilidades de aprendizaje y de pensamiento. Vitoria: Centro Especializado de Recursos Educativos.
  • Ruíz, S., & Muñoz, M. (3 de 04 de 2021). autismo.org. Obtenido de autismo.org Web site: http://www.autismo.org.es/sites/default/files/blog/adjuntos/yo_tambien_juego_teapuntas_optimizado.pdf
  • Vidriales, R., Hernández, C., Plaza, M., Gutiérrez, C., & Cuesta, J. (2017). Calidad de vida y Trastorno del Espectro del Autismo. España: Autismo España.

Síndrome de Down: La naturalidad en la diferencia.

En el mundo se estíma que 1 de cada 1000 personas nacen con Síndrome de Down

Secretaría de Salud, 2019

La diversidad está en cada rincón del mundo, todo lo que existe tiene características propias.

Somos nosotros, los que desde un imaginario social, hemos querido unificar y marcar pautas de normalidad, en donde cada uno debería encajar.

En el caso de las personas con Síndrome de Down, un cromosoma extra en el par veintiuno, hace que cada individuo tenga una vela más para navegar en esta vida.

Síndrome de Down:Inclusión y cambio social.

En nuestro tiempo escuchamos y visualizamos cambios que van  encaminados hacia la inclusión social, la aceptación de la diversidad y la celebración de la diferencia.

El discurso está  pautando una realización, sin embargo, el camino se puede tornar lleno de barreras si no se hace un cambio profundo, aceptando que a nivel cultural aún existen estragos de una conciencia social que puede mermar una actitud de disposición hacia dicha apertura, ya que:

 

Las actitudes y los estereotipos se usan de forma automática, y así de una forma inmediata y sin esfuerzo, sin casi darse cuenta, influyen sobre la percepción, los juicios y las acciones incluso contra las intenciones explícitas de una persona.”(Flores, 2012)

 

Desde esta conciencia, introspección y aceptación podemos generar nuevas actitudes y  maneras de convivir con las diferencias como algo natural, y dar la bienvenida a un contexto mayormente incluyente, no sólo para las personas con Síndrome de Down, sino para todos, abriendo paso a una sociedad más justa.

Asi que, el interés de conocer más allá de lo preconcebido, lleva a dar cuenta que existe más de lo que siempre se ha dicho.

Las familas ABAteam cuentan:

  • “Soy mamá de una persona con Síndrome de Down, a su lado he aprendido que un diagnóstico no define sus capacidades; con amor, entrega y constancia lograrán sus objetivos.”

-Evelin, mamá de Santi-

 

  • “Soy  mamá de una persona con Síndrome de Down, a su lado he aprendido que muchas veces es más importante un abrazo que una palabra bien pronunciada.” 

-Silvina mamá de Inti-

 

  • “Soy mamá de una persona con Síndrome de Down, a su lado he aprendido que todos tenemos habilidades y retos en la vida y que nuestros sueños con constancia los podemos alcanzar.”

– Lorena mamá de Juliana-

 

  • “Soy  mamá de una persona con Síndrome de Down, a su lado he aprendido el significado explícito de las oportunidades, que la capacidad no se limita al intelecto y que apreciar la belleza y detalles de lo poco común se ha convertido en un ejercicio diario que fortalece el alma de mi familia y la sociedad que nos rodea…”

-Verónica mamá de Vania-

 

Por un mundo donde las personas con Síndrome de Down tengan: Intervenciones terapéuticas basadas en evidencia, derecho a la salud pública, educación en las escuelas regulares y una sociedad abierta a la aceptación de las diferencias.

ABAteam

Angélica Castrejón

Referencias:

Flores, J. (2012). Actitudes y mentalidades de la sociedad ante el Síndrome de Down. Revista de Síndrome de Down, 3-7.

 Salud, S. d. (21 de 03 de 2019). Gobierno de México. Obtenido de Gobierno de México: https://www.gob.mx/salud/articulos/dia-mundial-de-las-personas-con-sindrome-de-down?idiom=es