Mitos y Realidades de la Extinción.

Si estás inmerso en el mundo del Análisis Conductual Aplicado seguro haz escuchado el término extinción, en el presente blog traemos mayor información  y pondremos en tema algunos mitos que se han formado en torno, vamos a ello.

¿Qué es Extinción?

El termino extinción hace referencia a:

La interrupción del reforzamiento de una conducta previamente reforzada, como resultado, la frecuencia de esa conducta disminuye en un futuro (Cooper, Heron y Heward, 2017).

Si hablamos de conductas que previamente fueron reforzadas, la extinción depende de identificar las consecuencias reforzantes.

Para ello las evaluaciones funcionales son de gran ayuda, ya que si nos asociamos a la función de la conducta, la intervención suele ser eficaz, pues se realiza el procedimiento adecuado.

Procedimientos de Extinción.

Podemos tratar conductas que se han mantenido por reforzamiento:

  • Positivo, al no seguir produciendo el reforzador que mantenía la conducta.

Extinción conductual mantenida por reforzamiento positivo.

  • Negativo, cuando las conductas no permiten salir de lo que se pretende evitar con ellas.

  • Automático, eliminando o enmascarando la consecuencia sensorial.

La aplicación asertiva y sistemática, llevarán a la disminución de las conductas objetivo.

A pesar de las aportaciones, este procedimiento puede llegar a ser mal entendido, por ello comenzaremos a desmitificar y resolver algunas dudas que pudieran surgir.

Ignorar vs extinción conductual.

Según la Real Academia Española (RAE) ignorar hace referencia a:

No hacer caso de algo o alguien, o tratarlos como si no merecieran atención.

Si bien durante la extinción , en ocasiones retiramos atención, el fin dista mucho de “no hacer caso”, ya que la persona que aplica el procedimiento está en constante observación de la conducta, esto ayudará a  hacer el análisis funcional, permitiendo retirar la presencia del reforzador.

Entendiendo que lo que refuerza, no siempre es la atención.

La extinción es suficiente para la modificación conductual.

Existe evidencia de que el procedimiento es efectivo, sin embargo, hay ciertos factores que vislumbrar para su uso eficaz:

  • Identificar de manera correcta el reforzador para así interrumpir su presentación.
  • La interrupción del reforzamiento, incluye no reforzar en ocasiones.
  • Incluir a las personas cercanas y relevantes en el proceso para evitar reforzar las conductas.
  • Mantener el procedimiento de manera permanente ante una misma conducta.

Y destacar de manera puntual:

  • Es importante combinar la extinción con otros procedimientos, como los programas de reforzamiento, para el aprendizaje de conductas alternativas.

La conducta aumentará en intensidad.

Aun cuando el fin de la extinción es la disminución de conductas, es importante considerar que existen algunos efectos al iniciar el procedimiento.

  • La conducta disminuye gradualmente.
  • En un inicio existe un aumento de frecuencia y magnitud de respuesta conductual, ya que busca obtener la función habitual.

Atendiendo lo anterior:

  • Habrá procedimientos que comiencen de manera gradual, iniciando de a poco para ir aumentando en frecuencia y duración.

Además de ello habrá que tomar en cuenta algunas variables que podrían generar resistencia.

¿Qué puede afectar la resistencia a la extinción?

Hablamos de resistencia cuando una conducta se presenta con mayor temporalidad durante el procedimiento de extinción.

¿Por qué puede ocurrir?

  • La conducta era reforzada de manera interrumpida y cada cierto tiempo (refuerzo intermitente).
  • Existen situaciones ambientales que motivan a la conducta antes de que aparezca (operaciones motivadoras).
  • La conducta lleva un tiempo de habituación prolongado antes de entrar al procedimiento de extinción.
  • Se ha puesto en extinción antes y luego se entrego nuevamente en reforzador.
  • La conducta es de fácil ejecución y demanda un esfuerzo mínimo de quién la realiza.

 

Dado lo anteriormente expuesto, se requiere un profesional experto en el tema que apoye a las familias y otros profesionales en la aplicación, atendiendo que las intervenciones que reciban los alumnos y personas cercanas estén basadas en su caso particular, el respeto y la evidencia científica.

 

 

Derrumbando mitos

ABAteam

 

Referencia:

Cooper, J., Heron, T., & Heward, W. (2017). Análisis aplicado de conducta. Cádiz: ABA España. 

 

 

 

 

Terapia Miofuncional en personas con Síndrome de Down.

En el mes de concientización sobre el Síndrome de Down, traemos un blog con ciencia y conducta verbal de la mano de Ana Belén López,  nuestra especialista en terapia miofuncional.

La terapia miofuncional tiene un amplio campo de aplicación, pero en esta ocasión haremos referencia al impacto que genera en las personas con Síndrome de Down.

Te presentamos a Belén López… 

Belén es amante del lenguaje y las terapias basadas en evidencia.

Licenciada en terapia de comunicación humana, especialista en el trabajo miofuncional y  estructuras de la cavidad oral, cuenta con certificaciones en PROMPT y un Máster en ABA España.

Es amante de los sistemas aumentativos y alternativos de comunicación, principalmente PECS, de ahí que nos brinda una entrevista para introducirnos a su trabajo y experiencia.

¿Qué es la Terapia Miofuncional?

Según Corral (2010) la terapia miofuncional es:

Una nueva herramienta o modalidad terapéutica, que complementa la mejoría integral del ser humano, tanto desde la perspectiva de corrección del desequilibrio muscular y funcional maxilofacial como del equilibrio en el  sistema estomatognático y la prevención de la disfunción orofacial.

El funcionamiento del sistema estomatognático se centra en:

  • Estructuras fono-articulatorias (dientes, lengua, labios, mejillas, paladar, glándulas salivales, úvula, etc.).
  • Músculos de la cara (más de treinta).
  • Huesos craneales y maxilar- mandibular.

Dentro de las funciones de esta especialización, se observa:

  • Respiración
  • Masticación/deglución.
  • Habla junto con fonación.
  • Control de secreciones nasales y salivales.

El análisis que se genera es para poder determinar alteraciones diversas en cualquier persona.

En el caso del Síndrome de Down…

Las personas con síndrome de Down tienen características genotípicas y fenotípicas bien definidas a nivel estructural y a nivel hipotonía muscular, por ello podemos anticiparnos a ciertos puntos a observar y a trabajar.

Podríamos hablar de ciertas generalidades dentro de ello, si bien, requerimos ir caso por caso, se puede presentar:

  • Hipoplasia.
  • Hipoplasia maxilo-mandibular.
  • Tabique nasal estrecho y corto.
  • Hipotonía generalizada en todos los músculos faciales.
  • Paladar ojival.
  • Alteraciones en el desarrollo de las estructuras faciales.
  • Hipoacusias.

A causa de ello, los músculos pueden llegar a no tener la fuerza y la coordinación necesaria para realizar actividades primarias como lo es la lactancia/alimentación.

Sin embargo, si se inicia en una intervención temprana y con un adecuado abordaje, se puede guiar a la familia y dar técnicas para poder llevarlo a cabo.

¿Cómo iniciar? 

Un diagnóstico nos puede servir como guía de observación, sin embargo, no es condicionante ya que sabemos que la funcionalidad de cada ser humano es distinta.

Se realiza una evaluación de la parte anatómica y funcional que va desde:

  • La observación directa de:
    • La postura
    • Las estructuras faciales.
  • Un análisis clínico (si la persona lo permite):
    • Palpación de articulaciones y músculos faciales.
  • Explorar los hábitos orales y alguna alteración hormonal, metabólica, respiratoria o de sueño.

 

Una vez detectados los objetivos podemos iniciar el trabajo con distintos instrumentos como lo son las manos para masaje facial y los vibradores faciales a cierta frecuencia para trabajar directamente con el músculo.

ABA y Terapia Miofuncional.

Todo lo que hacemos es conducta, por lo tanto desde la terapia Miofuncional también podemos utilizar los principios del Análisis Conductual Aplicado.

Por ejemplo:

  • En caso de que algún pequeño presente reactividad sensorial, se puede trabajar en un emparejamiento de estímulos para que permita el toque facial.
  • Buscamos operaciones motivacionales para que existan diferentes acercamientos a movimientos orales con diferentes objetos –pasar de mamila a popote-.
  • Se establecen programas de reforzamiento y reforzadores específicos para cada objetivo.
  • Al igual que en el ABA se toman datos para monitorear el criterio de respuestas, como sabemos todo lo observable se puede medir y nos permite dar seguimiento puntual.

Cada intervención dada a las familias y alumnos busca ser beneficiosa y funcional.

Beneficios de la Terapia Miofuncional en el Síndrome de Down.

Con una adecuada intervención y seguimiento, las personas con Síndrome de Down se benefician teniendo una calidad de vida adecuada en:

  • Habilidades motoras orofaciales básicas.
  • Habilidades en cuanto a comunicación y desarrollo social.

Tienen las bases para lograr los siguientes pasos en su desarrollo.

Experiencias y aprendizajes de Belén.

“Todo cambia muy rápido y en mi experiencia es importante siempre estar informados, investigando, saber de dónde viene lo que aplicamos y si existe sustento teórico y práctico, para poder ser utilizado en beneficio de los demás.”

“El ver que las familias se sienten satisfechas con los logros, es muy grato, el interés que le ponen es mi reforzador.”

 

Por más familias informadas para intervenciones tempranas.

Belén López
ABAteam

Referencias:

Corral, N. (2010).Manual de terapia Miofuncional: Prevención, evaluación, diagnóstico y tratamiento de desórdenes orofaciales. Santo Domingo: UNIBE.

 

 

 

Reforzamiento: Cambio conductual y aprendizaje.

En esta entrada del blog nos centraremos en uno de los principios básicos de modificación conductual: el reforzamiento.

El reforzamiento es un componente esencial para el cambio conductual y el aprendizaje, una vez realizada la evaluación funcional, y entendiendo que la conducta es en relación con el ambiente.

¿Qué es reforzamiento?

El reforzamiento es una consecuencia inmediata que sigue a una conducta, haciendo que esta se repita en el futuro, Miltenberger (2017) lo explica de la siguiente manera:

El reforzamiento es el proceso mediante el cual una conducta es fortalecida por las consecuencias que le siguen. Estas consecuencias deben seguir a la conducta de manera inmediata y fiable. Cuando una conducta es reforzada por sus consecuencias, es más probable que ocurra de nuevo en el futuro.

Puede presentarse:

  • Por las interacciones naturales en el contexto.
  • Puede ser planificado por parte de un programa de modificación de conducta.

Tipos de reforzamiento.

Existen dos tipos de reforzamiento:

Positivo: Ocurre cuando una respuesta es seguida por un estímulo placentero y motivante.

Miltenberger,2017
Ejemplo

 

Negativo: Se da ante la disminución o eliminación de un estímulo aversivo.

Miltenberger,2017
Ejemplo

Como vimos en ambos ejemplos, el reforzamiento hará que la conducta vaya en aumento y se repita con mayor frecuencia.

El reforzamiento puede ser entregado por dos vías:

Automático: Ocurre de manera independiente a la mediación de otros individuos (Cooper, Heron y Heward, 2007). La mayoría de las ocasiones suelen tener consecuencias sensoriales.

  • Ejemplo: Bailar tu música favorita mientras nadie te observa.

Social: Se produce una consecuencia reforzante a partir de las acciones de otras personas. (Miltenberger, 2017).

  • Ejemplo: El papá de Lucy le hace cosquillas y la abraza constantemente después de haber verbalizado por primera vez “papá”.

Los reforzadores que pueden estar presentes tienen diferentes clasificaciones.

Clasificación de los reforzadores.

Según Cooper, Herón y Heward (2017) los reforzadores se clasifican por su origen y por sus propiedades formales:

  • Por su origen:

Incondicionado: No requiere una historia de aprendizaje y son el producto de una historia evolutiva.

Por ejemplo: Una persona con sed toma agua.

Condicionado: Es un estímulo anteriormente neutro que a través de una historia de aprendizaje adquiere la capacidad de reforzar.

Por ejemplo: El dinero que ganamos por nuestro trabajo, es importante porque da acceso a otras experiencias.

  • Por sus propiedades formales:

Comestibles: Porciones de comida o aperitivos.

Sensoriales: Vías de estimulación a los sentidos, como la música.

Tangibles: Diversos objetos o materiales.

De actividad: Actividades diarias, como visitar a los abuelos.

Sociales: El contacto físico y cercanía con otras personas.

Cada uno de estos reforzadores podrán generar el aprendizaje de muevas conductas tomando en cuenta ciertos factores.

Factores que afectan el reforzamiento.

Miltenberger (2017) menciona que la efectividad del reforzamiento está influida por una serie de factores:

Inmediatez: El reforzador debe estar presente inmediatamente después de que ocurra la conducta.

Contingencia: Cuando la respuesta va seguida siempre de manera inmediata por una misma consecuencia, es más probable que se produzca.

Operaciones motivadoras: Alteran el valor del reforzador.

  • Cuando tenemos acceso al reforzador constantemente y en cualquier situación , pierde efectividad. 
  • Cuando sólo existe acceso al reforzador  en presencia de la conducta, se vuelve mayormente efectivo.

Diferencias individuales: Los reforzadores varían de una persona a otra, depende de sus gustos e intereses para ser motivante.

Magnitud: Una mayor cantidad de reforzador fortalece el comportamiento en mayor medida.

Elegir el reforzado y saber cuándo y cómo entregarlo es la clave para el aprendizaje de nuevas conductas.

 

Por un aprendizaje motivante cuya base principal sean los reforzadores.

ABAteam

 

Referencias:

Cooper, J., Heron, T., & Heward, W. (2017). Análisis aplicado de conducta. Cádiz: ABA España. 

Miltenberger, R. (2017). Modificación de la Conducta: Pricipios y procedimientos. Madrid: Pirámide.

Inclusión Educativa con ABA.

En ABAteam exite un tema que nos apasiona : La inclusión educativa.

Por medio de este blog daremos entrada al mundo de la Inclusión educativa desde el ABA.

Karla Sánchez coodinadora del departamento de inclusión ABAteam nos habla de su experiencia y trabajo diario para hacer de este mundo, un mundo para todos.

Conoce a Karla.

Comencé desde muy joven a interactuar con niños y me gustó, por esta razón decidí estudiar Educación preescolar, me motivaba mucho la idea de dejar una semilla en este mundo, generar un cambio en nuestra sociedad, en el trato y la inclusión de las personas.

La vida me encaminó hacia el trabajo inclusivo, apostando siempre por el sentido de justicia y equidad. Me doy cuenta de que no siempre es para todos y que aún nos falta un largo camino por recorrer y sobre el cual trabajar.

Inclusión educativa.

Para lograr una verdadera inclusión aún se requiere mucho trabajo, si bien, hay bastantes más familias y profesionales tomando acción, aún seguimos derribando mitos acerca de la discapacidad.

Conozcamos la definición de Inclusión educativa que propone la UNESCO:

“La inclusión se ve como el proceso de identificar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de la mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, y reduciendo la exclusión en la educación”.

De igual manera la UNESCO propone cambios dentro de los contenidos educativos que permitan a todos los niños acceder a la educación:

“Involucra cambios y modificaciones en contenidos, aproximaciones, estructuras y estrategias, con una visión común que incluye a todos los niños/as del rango de edad apropiado y la convicción de que es la responsabilidad del sistema regular, educar a todos los niños/as”.

A pesar de esta apertura a la flexibilidad en contenidos y creación de nuevos paradigmas aún nos enfrentamos a multiples barreras.

Retos en la inclusión educativa.

Algunos de los principales retos a vencer en la inclusión educativa son: la desinformación y la falta de acción, esto debido a que en algunos centros educativos aún nos encontramos con multiples obstáculos para la creación de un diseño de aprendizaje que beneficie a todos.

Estas barreras para el aprendizaje y la participación (BAP) son definidas por Covarrubias (2019) como:

“Todos aquellos factores del contexto que dificultan o limitan el pleno acceso a la educación y a las oportunidades de aprendizaje de niñas, niños y jóvenes. Aparecen en relación con su interacción en los diferentes contextos: familiar, escolar, social, político, económico, institucional y cultural”.

Dentro del contexto escolar la Secretaría de Educación Pública en 2012 clasifica las BAP de la siguiente manera:

  • Actitudinales: Predisposición aprendida a responder  favor o en contra de una persona o un hecho social.
  • Organización: Orden y rutinas de trabajo que se implementan, y a la distribución de tiempo y espacio.
  • Físicas: Aspectos de infraestructura que puedan generar un problema para accesibilidad de la información o las instalaciones.
  • Pedagógicas: Predisposición con respecto a las prácticas pedagógicas desde una enseñanza homogeneizada
  • Curriculares: Aspectos normativos y de legislación que rigen la vida de los centros educativos.
  • Ideológicas: Creencias preconcebidas/ prejuicios ante una persona o situación.

Minimizando las barreras con ABAteam

Desde ABAteam buscamos la actualización y la continua formación para los profesionales que colaboramos en el equipo, compartiendo estrategias, manteniendo la participación activa tanto de las familias como de la escuela y equipo terapéutico.

  1. Mantenemos siempre presente que cada persona aprende de forma distinta, cada uno con habilidades y áreas de oportunidad diversas.
  2. Tomamos en cuenta la flexibilidad.
  3. Ponemos como principal foco de atención la motivación de cada alumno.
  4. Damos las ayudas necesarias para consolidar un aprendizaje, siendo muy cuidadosos de no ser una barrera para el pleno acceso de los alumnos a la educación.
  5. Generamos experiencias significativas para que el aprendizaje llegue a la generalización.

Un ejemplo de lo anterior es la segmentación de tareas:

  • Dividimos la tarea en pasos para llegar a un objetivo.
  • Damos las ayudas necesarias.
  • Creamos un programa de reforzamiento.

Cada intervención realizada en la inclusión escolar se fundamenta en los principios en los principios del Análisis Conductual Aplicado (ABA).

El ABA y la inclusión educativa.

Tener nuestro foco en los principios fundamentales del ABA nos permite analizar la habilidades previas del alumno y así darnos cuenta de cuáles son las posibes barreras que enfrenta en particular, así podemos diseñar los ajustes necesarios para eliminar o minimizar estas barreras.

Algunas intervenciones realizadas son:

  • Reforzamiento

El reforzamiento es el proceso mediante el cual una conucta es fortalecida por las consecuencias que le siguen (Miltenberger,2017).

  • Operaciones motivacionales

Una operación motivacional es un elemento de ajuste que influye en la probabilidad de que se produzca una respuesta o no; prepara y organiza (Cooper,Heron y Heward, 2007).

  • Ayudas

Procedimientos de control de antecedentes para aumentar un comportamiento, creando las condiciones adecuadas para que se produzca (Miltenberger,2017).

Experiencias de Karla en el trabajo inclusivo.

“Dejarme sorprender y emocionar por cada logro de cada uno de mis alumnos”.

“Es importante plantear objetivos, sin embargo, cuando el alumno rebasa tus expectativas es un orgullo darte cuenta de que en ocasiones lo que hace la diferencia es creer en ellos, en que son capaces de lograr lo que se propongan con las herramientas necesarias para derribar las barreras que existen alrededor”.

“Mi profundo agradecimiento a este bello team que me permite realizarme como profesional haciendo lo que me apasiona, pero también motivándome a seguir aprendiendo. Me siento verdaderamente afortunada de colaborar con cada alumno que me deja grandes aprendizajes y satisfacciones, cada familia que me permite entrar a su hogar y a sus vidas, y por su puesto a cada uno de mis compañeros con los que he tenido el privilegio de colaborar…soy un ser afortunado”.

 

Somos profesionales buscando, no solo sensibilizar, sino actuar en beneficio de cada alumno que está en nuestras manos.

Karla Sánchez

ABAteam

 

Referencias:

Cooper, J., Heron, T., & Heward, W. (2017). Análisis aplicado de conducta. Cádiz: ABA España.

Covarrubias Pizarro, P. (2019). Barreras para el aprendizaje y la participación: una propuesta para su clasificación. En J.A. Trujillo Holguín, A.C. Ríos Castillo y J.L. García Leos (coords.), Desarrollo Profesional Docente: reflexiones de maestros en servicio en el escenario de la Nueva Escuela Mexicana (pp. 135-157), Chihuahua, México: Escuela Normal Superior Profr. José E. Medrano R.

Miltenberger, R. (2017). Modificación de la Conducta: Pricipios y procedimientos. Madrid: Pirámide.

SEP. (2012). Educación pertinente e inclusiva. La discapacidad en educación indígena.México: Secretaría de Educación Pública.

 

 

Conductas Objetivo: ABA

En un post anterior de nuestro blog  “Análisis Concutual Aplicado: Un trabajo con ciencia” se mencionaron las siete dimensiones del ABA. Prometimos abordarlas con mayor detenimiento, en esta ocasión se describirá la primera de ellas: Aplicado.

Esto quiere decir que cada una de las intervenciones que se realizan dentro del trabajo van encaminadas a objetivos conductuales socialmente significativos.

¿A qué nos referimos con conductas objetivo?

En el ABA se seleccionan cuidadosamente las conductas objetivo centrandose en las que tienen un significado relevante para el contexto inmediato de cada persona, llevándolo así a adquirir nuevas habilidades conductuales que les resulten funcionales para obtener  oportunidades de aprendizaje naturalizado y mayores beneficios ambientales.

¿Cómo logramos definirlo?

Para poder definir las conductas objetivo se realiza una evaluación que incluye:

  • Observación directa
  • Entrevistas
  • Pruebas
  • Cuestionarios

Dentro de ello se buscará obtener un registro descriptivo y secuenciado de las conductas de interés centrado en las condiciones ambientales; buscando antecedentes, consecuentes y un durante de un episodio conductual específico.

Las familias ABAteam cuentan:

” Una de las primeras conductas a trabajar en las terapias ABA fue el tiempo de espera, que mi hijo pudiera permanecer tranquilo mientras llegaba lo que deseaba; esto nos ayudo a estar más cómodos, tanto a él como a nosotros, en cada una de las actividades que realizabamos en la vida diaria” -Estefania-

Logramos mantener su atención, gracias a cómo hemos ido trabajando, en cómo nos han ido enseñando a lograr tener una motivación para él, hemos visto grandes cambios y grandes avances, esto en nuestra vida diaria nos ha ayudado a que mi hijo responda a los estímulos del ambiente o ante un pedido que le hacemos, es algo maravilloso para nosotros”- Evelyn-

“La primer conducta trabajada con Vania en la terapia ABA fue la atención y con ello la imitación, teniendo resultados inmediatos en cuanto se me mostraron las estrategias y pasos a seguir adaptados completamente a sus gustos, necesidades y lo más importante a su personalidad . Logrando que posteriormente en casa, en familia y en nuestra vida social Vania siempre este alerta y atenta en su día a día acortando tiempo de nuevos aprendizajes” -Verónica-

“Sin duda algo que no habíamos pensado en hacer y que al implementarlas fueron impresionante los beneficios, han sido las agendas, trabjando su independencia; ya no tengo que andar detrás de ellos, se ha reducido el estrés, las peleas, saben que tienen que hacer y cuándo”-Alicia-

 

Referencia:

El texto anteriormente citado tiene como base el libro Análisis Aplicado de Conducta de Cooper, Heron & Heward.

Cooper, J., Heron, T., & Heward, W. (2017). Análisis aplicado de conducta. Cádiz: ABA España.