“Santiago llegó a nuestras vidas”

En el ABAteam estamos gustosos de presentar nuestros blogs dedicados a las historias de las familias que acompañamos; cada una de ellas tiene el propósito de desmitificar creencias acercándonos a la realidad y empatizar desde la conciencia que brinda el conocer.

Las líneas que verán escritas aquí fueron compartidas desde Sonora por Evelyn, mamá de nuestro alumno Santiago.

Comienza la historia de Santiago.

El 2 de Febrero del  2018 llegó a nuestras vidas Santiago, nuestro segundo hijo, él fue planeado, deseado y muy esperado durante 4 años.

Tuve un embarazo muy tranquilo sin ninguna complicación y mes con mes nos decían que todo iba bien, no hubo indicios de alguna discapacidad hasta el día de su nacimiento.

Al pasarme a la sala de recuperación la pediatra nos comentó sospechas de que nuestro bebé podría tener Síndrome de Down  por los rasgos físicos que presentaba, porque clínicamente estaba sano. Nos sugirió realizar los estudios de “cariotipo” para salir de dudas.

Santiago es una persona con Síndrome de Down

Cuando supimos que nuestro bebé era una persona con Síndrome de Down en un inicio tuve negación, ahora entiendo que fue normal y parte de mi proceso emocional, a partir de ese momento hubo un cambio en nuestras vidas.

Mis emociones se tornaron hacia la preocupación, amaba a mi hijo pero no sabía qué hacer, por dónde empezar, ni hacia dónde ir.

Fueron meses complicados ya que no contábamos con una buena asesoría médica, alguien que nos guiara y todo lo que encontraba en internet era muy fatalista y me angustiaba (asegúrense de que la fuente que consulten sea confiable y basada en ciencia).

Los primeros meses de Santiago en nuestra vida.

No pude amamantar a Santiago, era algo frustrante, porque en sus primeros meses bajaba de peso, clínicamente no presentaba alguna complicación seria, el pediatra sólo decía que era algo normal en ellos y que poco a poco iba a ir ganando peso.

En un inicio me sugerían que buscara videos de estimulación y ejercicios para que se  los realizáramos, no tenía lo necesario  y no busque otras opciones, solos en casa  íbamos haciendo lo mejor que podíamos sin orientación o supervisión de algún profesional.

 Aún sentía que faltaba más por hacer. En aquel momento mi hija Ali (hermana de Santiago) era mi gran apoyo, me decía: -“él va a poder hacer todo lo que se proponga“, hablaba a su hermano, jugaba con él, le cantaba, lo cargaba y siempre estaba al pendiente de él.

Fuera mitos hacia el Síndrome de Down

Al ver el comportamiento de mi hija, tomé conciencia, al igual que ella yo también tenía que creer en mi hijo, sin dejarme llevar por todos los prejuicios y mitos sobre el Síndrome de Down.

MI chip cambió, empecé a ver a mi hijo de otra manera, dejé de atormentarme pensando en las cosas que no podía cambiar y en  el futuro que le esperaría a Santiago.

En los días siguientes,  una amiga me comentó acerca de una persona que  tenía conocimientos en terapia física, no lo pensé dos veces, le  pedí me contactara con ella. Así conocimos a María, la primer terapeuta  de Santiago; pasaron los meses y llego la “pandemia” por COVID-19, tuve que suspender las terapias presenciales  por seguridad.

Conocí las terapias ABA.

Dicen que: “no hay mal que por bien no venga” y con todo esto de la pandemia diferentes asociaciones  empezaron a realizar webinarios como apoyo para las familias, encontré a Red Down México, pude afiliar a Santiago.

En una de las tantas pláticas escuché hablar de las terapias ABA, me llamaron  mucho la atención, hablaban de ayudar al niño(a) a desarrollar diferentes  habilidades y sobre todo a potencializar su lenguaje.

Platiqué  con Víctor, mi esposo y compañero de viaje, no dudamos en contactarnos con ellos para una entrevista y ver si podíamos comenzar una terapia ABA.

Conocimos a ABAteam

Logramos comenzar las terapias en línea con ABAteam y  ¡UF! cambió totalmente nuestro panorama; nos orientan, nos enseñan, y dan las herramientas necesarias para poder guiar a Santiago, llevamos menos de un año trabajando con ellas y nos hemos sorprendido de los avances que hemos tenido.

Es una gran satisfacción ver a nuestro Santi ir desarrollándose en todos los aspectos poco a poco, respetando sus tiempos y a su ritmo, hay cosas que se le facilitan más que otras pero no dudamos que con paciencia y perseverancia se lograran los objetivos.

Sabemos que  el camino es largo pero tenemos la fiel certeza que estamos en el indicado porque ABAteam ha sido una luz que llego a iluminarnos,  y como dice la canción si me dieran a elegir una vez más “lo elegiría sin pensarlo”.

“Porque nuestro hijo nos ha llevado a explorar rumbos que jamás hubiéramos imaginado, hemos tenido de todo: dolor, llanto, risas, pero sobre todo mucho amor”.

“Nos ha enseñado el verdadero significado de la vida, a ser más humildes, a ver las cosas ordinarias como algo extraordinario y a valorar cada día como una oportunidad para ser mejores seres humanos”.

 

Evelyn Jiménez

#TEAMSanti

ABAteam

 

 

 

 

 

 

 

En camino a la autonomía: Eva y Elías.

El fin de la AUTONOMÍA es la LIBERTAD.

Hoy traemos la entrevista a dos alumnos sumamente queridos por el ABAteam: Eva y Elías Llanas.

A través de estás líneas ellos nos contarán su experiencia con el team, el sentir que les genera este trabajo diario aunado a los beneficios obtenidos.

Todo lo que leeran en este post se encuentra contenido en una entrevista on-line, desde la Ciudad de México hasta Monterrey.

¿Quiénes son Eva y Elías?

Eva y Elías son hermanos, dos personas con Síndrome de Down residiendo en Monterrey; ellos comenzaron el viaje con ABAteam hace 1 año 6 meses, a partir de lo cual han puesto en marcha nuevas habilidades para la vida diaria.

ElÍas se describe cómo:

Un chico joven de 16 años, super galán y muy fuerte que  gusta de pintar, cantar, tocar la batería, bailar y jugar “FIFA 21”.

Eva se describe cómo:

Una chica linda de 13 años que gusta del K-pop, amante de Jimin voz principal de  BTS y Black Pink; la mejor parte de su día es ver el cielo.

Las terapias ABAteam

Elías:

“Me siento muy contento, lleno de emoción cada vez que me conecto a terapia”.

“Dentro de las terapias hablamos y hacemos actividades, escuchamos canciones”.

Eva:

“Me siento contenta con las terapias, amo a mis terapeutas”.

” Me enseñan a hablar mejor, como chucu chucu chu….”

Comentan conectarse a cada una de las terapias de manera autónoma gracias a la agenda.

Elias:

“En la agenda vienen muchas actividades, todas mis clases diarias, tengo todo ahí, puedo ir a observar que me toca, viendo el reloj y la agenda…”

El camino a la autonomía.

Eva:

“Mamá nos enseña a hacer comida, mi favorita son los tacos de barbacoa…”

“Me enjabono el cabello yo solita, una vez a la semana me ayuda mamá…Sigo aprendiendo”.

Elías:

“Nos enseñan a cocinar, a hacer el lonche, a barrer, a sacar la basura en casa, voy a la tienda solo…”

“Primero necesitaba ayuda cerquita, luego necesitaba que me observara y me dijera que seguía, después pude solo. El día de las madres prepare un lonche de corazón con mermelada de fresa para mi mamá”.

Ambos expresan sentirse contentos por hacer las actividades de manera autónoma.

 

Próximos objetivos de Eva y Elías en su autonomía:

Eva:

“Quiero aprender coreano, a manejar motos y hacer parkour…”

Elías:

“Quiero aprender francés, inglés y sobretodo a manejar autos “.

“Puedo también aprender parkour, he visto que saltan edificios…”

Concluyen diciendo:

“Nos queremos mucho, somos hermanos”.

“Vamos a tomarnos una foto”.

 

Que cada una de sus metas en autonomía sean cumplidas.

Estaremos para acompañarlos.

ABAteam